viernes, 19 abril 2019
15:58
, última actualización
Local

Los vecinos se sacan los colores

Los insultos y agresiones se centran en el color de la piel de Juanita (a punto de lograr la doble nacionalidad) y sus hijos (el pequeño de los cuales ya nació en España) y no se dirigen al marido. Para la presidenta de Mujeres Progresistas, Alicia Vañó, "las razones de las agresiones a ella y a sus hijos es que son negros... Foto: J.R.

el 15 sep 2009 / 12:01 h.

TAGS:

"Mi hijo pequeño me dijo un día que quería ser blanco como su padre porque le llaman negro de mierda y no le dejan montarse en el ascensor". Con este desgarrador testimonio relata Juanita Nfono Esema, natural de Guinea pero casada con un español, sus problemas de convivencia con sus vecinos de arriba -Antonio Córdoba y Maribel Martín-, en el número 14 de la Avenida San Francisco Javier.

Los insultos y presuntas agresiones a su coche, la terraza o la ropa tendida se remontan a 2006 y Juanita y su marido, Carlos Calero, ya pusieron el año pasado dos denuncias que siguen su curso en los juzgados (la última porque echaron aguafuerte en la habitación de su hijo y todos resultaron intoxicados).

Pero el sábado día 13, se pasó a la agresión física directa cuando en el garaje del edificio, según la tercera denuncia presentada y el testimonio de Juanita y Carlos, las hijas veinteañeras de los vecinos del noveno (ellos residen en el octavo) la interceptaron en el garaje y la agredieron, arrancándole mechones de pelo que luego colgaron de su puerta. Los padres de las denunciadas también acudieron al juzgado alegando fueron Juanita y Carlos quienes agredieron a sus hijas, que tuvieron que recibir puntos en la cabeza y llevar collarín, según su madre, Maribel Martín.

Lo que en principio podría ser uno de tantos conflictos vecinales -cuyo origen se remonta a hace 13 años y tiene a unos terceros en discordia, los propietarios del piso en el que vive de alquiler Juanita y su familia y también habitantes del bloque- adquiere para la Federación de Mujeres Progresistas tintes de racismo y xenofobia.

Los insultos y agresiones se centran en el color de la piel de Juanita (a punto de lograr la doble nacionalidad) y sus hijos (el pequeño de los cuales ya nació en España) y no se dirigen al marido. Para la presidenta de Mujeres Progresistas, Alicia Vañó, "las razones de las agresiones a ella y a sus hijos es que son negros, y aunque sea un caso puntual, es importante que la justicia se tome muy en serio las actitudes racistas y xenófobas aún cuando sean casos puntuales para cortarlos de raíz".

Desde la otra parte, Maribel niega que exista racismo y habla de "un problema de convivencia", al tiempo que acusa a Juanita de "utilizar su color de piel para dar lástima y ganarse a la gente" porque "fue ella y su marido quienes agredieron a mis hijas". Relata que desde hace 13 años tienen problemas con los vecinos del décimo, propietarios también del piso que ocupa Juanita. "Ella es la que tira por la ventana lejía y aguafuerte y Juanita ha venido muchas veces a mi casa para ver que lo que a ella le cae también me cae a mí, pero desde hace un año se han aliado con ellos , no sé qué sacaran a cambio", afirma Maribel.

No obstante, ella y su marido fueron condenados en abril de 2006 a pagar los daños causados por los vertidos al piso de Juanita. La denuncia entonces fue puesta por el propietario del piso pero el marido de Juanita fue a declarar y, según ellos, a partir de ahí se desencadenaron los insultos y ataques. El abogado de Juanita y Carlos, Alberto de los Santos, resta credibilidad a la contrademanda por la agresión del sábado - "dicen que Carlos les pegó patadas y él es minusválido, tiene un lado paralizado"- y confía en que en esta última denuncia sean condenados.

  • 1