martes, 11 diciembre 2018
20:59
, última actualización
Local

Luchar contra el ébola desde casa

Medio centenar de profesionales participan en un simulacro en Sevilla de atención a un posible paciente de ébola en su casa. (FOTOGALERÍA)

el 11 nov 2014 / 19:08 h.

TAGS:

Simulacro contra el ébola en Sevilla. / Foto: Pepo Herrera Simulacro contra el ébola en Sevilla. / Foto: Pepo Herrera (FOTOGALERÍA DEL SIMULACRO) El caso de la enfermera Teresa Romero, infectada por el virus del ébola el pasado mes de octubre, ha hecho replantearse los protocolos de actuación ante enfermedades como esta. Por ello, se están desarrollando iniciativas para preparar a los profesionales ante situaciones de riesgo. Una de ellas se desarrolla estos días en Sevilla donde medio centenar de profesionales participan en un simulacro formativo de atención a una posible paciente con ébola en su domicilio. La cadena de actuación se ha iniciado a las 13,00 horas con una llamada telefónica simulada al centro coordinador de urgencias del 061 en la que una paciente con sospecha de estar afectada de ébola alerta a los servicios sanitarios de su situación. A partir de ese momento, se activa el protocolo establecido para estos casos, desde el traslado de la paciente al hospital de referencia hasta la limpieza y desinfección de su domicilio y de la ambulancia que realiza el traslado. La secuencia de los hechos tiene una duración estimada de cuatro horas. Simulacro contra el ébola en Sevilla. / Foto: Pepo Herrera Foto: Pepo Herrera La simulación, que tiene lugar en Sevilla, cuenta con la participación de todos los agentes implicados, desde la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES-061), hasta los epidemiólogos de la red de alerta sanitaria, profesionales del Hospital Virgen del Rocío al que se le da traslado al paciente, el gestor de residuos medioambientales, la empresa de limpieza de ambulancias y de limpieza de domicilio y hospital y Salud Responde, según se indica en una nota de prensa. El procedimiento cuenta con puestos de observación en los que se irá verificando, a través de un check list, que se ha actuado correctamente en todas las fases de la simulación. CRONOGRAMA DE LA SIMULACIÓN. La simulación se inicia con una llamada telefónica al 061 en la que una mujer de 29 años, que afirma ser cooperante y haber vuelto de Sierra Leona hace una semana, alerta de que hace una hora ha comenzado a sentir fiebre, dolor abdominal y diarrea. En el domicilio se encuentran también su marido y sus hijos, todos asintomáticos. El teleoperador informa a la paciente de que espere en una habitación separada de su marido e hijos la llamada del Centro Coordinador de Urgencias (CCU), donde tiene lugar una llamada a tres entre la paciente, el médico del CCU y el epidemiólogo de guardia. Tras recabar los datos necesarios y confirmar que se trata de un posible caso sospechoso, se activa el protocolo de actuación contra el ébola. Se indica a la paciente que permanezca en su domicilio aislada de sus familiares y se da aviso a un equipo de emergencias del 061 de la situación, con lo que se procede a movilizar la ambulancia especialmente preparada para ébola. Del mismo modo, se activa al gestor de residuos y limpieza de domicilios, y se da aviso al hospital de referencia de que se va a proceder al traslado de una paciente sospechosa. Simulacro contra el ébola en Sevilla. / Foto: Pepo Herrera Simulacro contra el ébola en Sevilla. / Foto: Pepo Herrera Mientras tanto, el equipo de emergencias del 061 se coloca el equipo de aislamiento (mono, guantes, gorro, gafas, patucos, mascarilla) y se dirige al domicilio de la paciente, a quien se le da aviso del tiempo que llegada de la ambulancia y se realiza un seguimiento telefónico sobre la evolución de sus síntomas. Los recursos sanitarios llegan al domicilio de la paciente con los equipos de protección colocados. Al domicilio de la paciente únicamente entra el facultativo, quedando el profesional de enfermería en la puerta de la vivienda. El facultativo será el encargado de confirmar la situación clínica de la paciente, a quien le hace entrega del equipo que tendrá que colocarse (gorro, bata, mascarilla y guantes) y que tendrá que utilizar hasta llegar a la habitación de aislamiento en el hospital de referencia. En este momento vuelve a tener lugar una llamada a tres con el epidemiólogo de guardia a fin de realizar la encuesta epidemiológica pertinente que confirme que se trata de una paciente sospechosa y se identifique a los posibles contactos, que serán clasificados según alto y bajo riesgo con el objetivo de realizarles el seguimiento pertinente y que está establecido en el protocolo. Una vez que el hospital de referencia confirme el lugar en el que se realizará la transferencia de la paciente, así como el espacio en el que quedará estacionada la ambulancia para su posterior limpieza, se procede al traslado de la paciente, quedando en el domicilio el marido y los hijos, quienes permanecerán aislados hasta que el epidemiólogo de guardia contacte con ellos y se establezca la dinámica de seguimiento, vigilancia y control según esté determinado en el protocolo. Mientras tanto se da aviso a la empresa de limpieza para desinfectar el domicilio de la paciente. Una vez en el hospital, los profesionales sanitarios descontaminan sus botas antes de entrar en las instalaciones y se da traslado a la paciente hasta la habitación de aislamiento especialmente preparada para estos casos. La ambulancia se traslada al lugar establecido para su desinfección y limpieza, donde queda balizada y custodiada por un vigilante de seguridad para impedir que personal no autorizado se acerque a la misma. Los profesionales que han participado en el traslado de la paciente sospechosa se dirigen al habitáculo destinado para la retirada del equipo de protección, donde contarán con la ayuda de un supervisor, quien será el encargado de dirigir la correcta retirada del equipo según establece el protocolo. Será el epidemiólogo de guardia el encargado de determinar la necesidad de desinfectar o no el domicilio de la paciente. En caso de que se decida limpieza, se informa a la familia y se supervisan las tareas de recogida de residuos y desinfección de la vivienda, así como de las zonas comunes de paso del edificio en el que reside la paciente. Una vez concluido el operativo y determinado si el riesgo de contagio de los contactos es alto o bajo según su situación, se inicia su seguimiento a través de los servicios de epidemiología, medicina preventiva o Salud Responde, en función de si están aislados en el domicilio o en el hospital.

  • 1