Local

Luis Bárcenas: el escalador ante su montaña más difícil

el 16 sep 2009 / 06:21 h.

TAGS:

Aficionado a la escalada y a deportes de riesgo, el dimisionario tesorero del PP, Luis Bárcenas, se enfrenta a su reto más difícil: probar su inocencia en la investigación que cursa el Tribunal Supremo, y tendrá que hacerlo ya fuera del cargo que ocupaba desde hace cinco años.

Aunque así lo había anunciado públicamente, aunque se lo había prometido al presidente, Mariano Rajoy, Bárcenas, que también es senador por Cantabria, cuyo escaño conservará, no ha esperado a que el Supremo pida el suplicatorio a la Cámara Alta para presentar la dimisión de forma transitoria.

En contra de lo esperado, lo ha hecho antes, el mismo día que el Comité Ejecutivo del partido se reunía para hacer balance del presente curso político y despedirse antes de las vacaciones, el mismo día que Rajoy, una vez más, le ha mostrado su apoyo: "Sé lo que estoy haciendo", ha afirmado otra vez.

Pero después, con los integrantes del Comité Ejecutivo de regreso en sus despachos o volviendo a sus cometidos, Bárcenas se ha reunido con el presidente y le ha comunicado su intención de marcharse de forma transitoria; se lo ha dicho mientras la secretaria general, María Dolores de Cospedal, daba una conferencia de prensa.

Bárcenas ha dado hoy el paso que muchos en el partido temían que se produjera, convencidos como estaban de que era inocente.

Así se lo había repetido a Rajoy en varias ocasiones y él le creyó hasta el extremo de apostar, en contra de la opinión de algunos altos dirigentes, como la propia De Cospedal, por agotar su presunción de inocencia.

Pero también había dirigentes en el PP que esperaban se produjera esta decisión, pues de este modo se evitaba más daño al partido.

Consciente de que su respaldo se agrietaba a pesar de que la plana mayor del PP se mostraba unida en público, Bárcenas optó por contratar un equipo propio de abogados, liderados por el reputado Miguel Bajo, y a un asesor de relaciones con los medios de comunicación.

Luis Bárcenas, siempre alejado de la primera línea, ajeno al bullicio de la actualidad, un trabajador de despacho, se ha convertido estos días en el hombre del que más se ha hablado en los últimos meses.

Nacido en Huelva, a punto de cumplir 53 años, casado y padre de dos hijos, Luis Bárcenas Gutiérrez es licenciado en Ciencias Empresariales por la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE).

Entró a formar parte del aparato de contabilidad del PP hace 28 años de la mano del entonces tesorero, Álvaro Lapuerta, su mentor, y en 2004, tras ser gerente durante todo este tiempo, Rajoy le nombra tesorero.

Es el mismo año que el líder popular y el entonces secretario general, Ángel Acebes, precisamente por recomendación de Lapuerta, deciden romper cualquier vínculo con el grupo de empresas de Francisco Correa, quien desde primeros de los 90 viene organizando diversos actos para el partido.

Además, desde 2004, es senador por Cantabria, comunidad por cierto con la que tiene pocos vínculos.

Quienes le conocen describen a Bárcenas como un hombre testarudo pero afable, a quien, pese a su tozudez, gusta escuchar las consultas de sus compañeros.

Le encanta vestir bien, corte clásico, y posiblemente sea esa pose de "dandy" la que haya podido infundir en algunos compañeros de partido más jóvenes algunos prejuicios, como el de que es "un tipo chapado a la antigua".

Pero por sus hobbies nadie diría que se quedó atrapado en otra época: amante del esquí de riesgo y de la escalada, Bárcenas suele salir de Madrid muchos fines de semana para practicar sus aficiones, y si no se va a Baqueira a esquiar, se va a algún país extranjero a desafiar a algunas de sus temidas cumbres.

Quizá por ello siempre ha mostrado un aspecto saludable, cultivado en el gimnasio, a donde va con frecuencia.

El "caso Gürtel", sin embargo, le ha hecho mella: en los últimos meses ha adelgazado 17 kilos.

La investigación del Supremo es posiblemente la montaña más alta que Bárcenas tenga que escalar en su vida, y tendrá que hacerlo solo, y ya sin ser tesorero del PP.

  • 1