miércoles, 24 abril 2019
15:13
, última actualización
Deportes

Luis Fabiano y Kanouté, una pareja que no estaba dando la talla en la Liga

Luis Fabiano y Kanouté acudieron al rescate ante el Tenerife, pero su rendimiento estaba dejando mucho que desear últimamente.

el 03 abr 2010 / 22:33 h.

La aportación de Luis Fabiano y Kanouté estaba siendo ínfima en lo que va de año: un gol había marcado el brasileño y dos el malí en los 14 partidos de Liga disputados en 2010. Así es normal que el Sevilla entrara en crisis, una crisis que se llevó por delante a Jiménez y que necesitará más triunfos como el de ayer para ser definitivamente superada.

Luis Fabiano y Kanouté acudieron ayer al rescate del Sevilla FC para poner fin a la nefasta racha de seis partidos ligueros sin ganar que ha complicado enormemente la clasificación para la Champions League de la próxima temporada, un maná sin el que el conjunto nervionense difícilmente podría mantener su alto ritmo de vida y exigencias deportivas. Luis Fabiano no marcaba un gol en la Liga desde el pasado 14 de febrero, San Valentín (1-0 a Osasuna) y ese paréntesis de desamor con el gol le ha costado a su equipo una crisis de cuidado que incluso se ha llevado por delante a Manolo Jiménez, el primer técnico destituido por Del Nido desde que es presidente.

Luis Fabiano había completado un arranque de Liga esperanzador (8 goles en sus 10 primeros partidos de Liga), pero desde primeros de diciembre sus apariciones y sus goles podían contarse con cuentagotas en el torneo de la regularidad: en los últimos cuatro meses, entre lesiones y rotaciones (Jiménez priorizó su concurso en la Copa y la Champions) sólo había disputado dos partidos de titular y anotado un gol, el citado ante los navarros. Tampoco Kanouté estaba muy entonado últimamente: dos goles había marcado en los 15 partidos de Liga que precedieron al del Tenerife, y así... ya me dirán. Sin los goles de ambos (108 en las cuatro campañas precedentes, sólo en Liga) el Sevilla no es el mismo, sobre todo si la apuesta por Negredo no acaba de resultar ganadora, y ahí puede estar una de las claves del tremendo bajón que había pegado el equipo.

Kanouté ya no está para los trotes de antaño, eso es obvio, y a Luis Fabiano lo llegó a acusar veladamente Jiménez de pensar más en el Mundial que en el club que le paga. Pero a pesar de los pesares, ambos siguen marcando las diferencias: ayer aparecieron como sólo habían hecho una vez esta campaña (ante el Villarreal en casa) y de sus próximas reapariciones dependerá mucho la suerte final de la temporada.

  • 1