Cultura

Luque cae herido, El Cid se va de vacío y Pinar corta una oreja

El joven torero de Gerena fue intervenido y su pronóstico es «menos grave»

el 17 mar 2010 / 20:21 h.

Un jugador del Girona en el partido jugado contra el Betis en octubre de 2009.
-->--> -->

El matador de toros sevillano Daniel Luque sufrió una voltereta en el segundo toro de la tarde en la Feria de Fallas, un toro algo reservón en el final de faena de la ganadería de Alcurrucén, que le sorprendió al ejecutar un pase de pecho. El diestro de Gerena lo mató y pasó a la enfermería. Con el quinto, Pinar paseó una oreja en una tarde marcada por una corrida manejable en la que El Cid se marchó de vacío.

Según la web especializada Burladero.com, el segundo de la tarde manseó de salida. Luque comenzó doblándose con él, una faena de más a menos, como el comportamiento del animal, en la que destacaron dos series iniciales en redondo. Con el toro más aplomado y quedándose por debajo, llegó la cornada en un final de serie. Pese a estar herido, estoqueó al toro antes de pasar a la enfermería.

El quinto fue un toro con transmisión y movilidad, aunque le faltó claro. Pinar puso las ganas y la raza en varias series de redondos aguantando la inercia del toro y llegando mucho al público cuando lo llevó tapado y ligó los muletazos. Tras un final variado y con el toro más en corto, una estocada puso en sus manos una oreja como premio a su actitud.

El tercero fue un toro complicado y con genio, que acudía rebrincado a las telas y acortando el viaje. Con el que Rubén Pinar puso disposición y ganas, aguantando algún arreón al pecho para al final someterlo en varias series más poderosas. Sin embargo, el toro se quedaba corto y no permitió pasar con la espada, por lo que todo quedó en silencio.

El primero fue un toro noble, con un buen pitón izquierdo y que siempre pidió un toreo de mano baja. Con el astado firmó El Cid una faena irregular en la que destacaron algunos muletazos con al natural de mano baja, dentro de un trasteo que no levantó el vuelo. Con la derecha bajó el tono.

El cuarto fue noble, que humilló y que tuvo un buen pitón izquierdo, aunque al final tenía tendencia a puntear un poco los engaños. El Cid comenzó con ganas en varias series ligadas con la mano diestra y la faena bajó un poco cuando tomó la izquierda, donde hubo alguna duda inicial. Con el toro algo a menos, volvió a intentarlo en redondo, aunque la faena ya no remontó. El sexto manseó en el caballo y El Cid nunca se confió. Abrevió, aunque el toro tomaba la muleta por el pitón derecho.

El parte médico de Luque apuntó lo siguiente: "Cornada en cara lateral del tercio superior de la pierna derecha que afecta piel, desgarrando el músculo tibial. Escoriación en muñeca izquierda. Pronóstico menos grave".

  • 1