martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Local

Luz arquitectónica para el Alcázar

La mejor arquitectura, condensada en una caja blanca o iceberg. Eso se puede ver en la irreconocible sala de exposiciones del Apeadero del Real Alcázar. Es la trayectoria del Premio Andalucía de Arquitectura 2007, Guillermo Vázquez Consuegra. Maquetas y croquis muestran su obra en estado puro. Sin interferencias.

el 15 sep 2009 / 19:43 h.

TAGS:

La mejor arquitectura, condensada en una caja blanca o iceberg. Eso se puede ver en la irreconocible sala de exposiciones del Apeadero del Real Alcázar. Es la trayectoria del Premio Andalucía de Arquitectura 2007, Guillermo Vázquez Consuegra. Maquetas y croquis muestran su obra en estado puro. Sin interferencias.

Como si se tratase de crear una obra arquitectónica propia, la sala de la exposición se ha convertido en un espacio blanco en el que brillan 22 maquetas y 20 proyectos en fotografías y dibujos. Se llega a él a través de una escalera o túnel oscuro, desde el que se abre paso una luminosa arquitectura. En contraste, una sala tapizada de negro muestra 18 croquis realizados por el arquitecto sevillano de puntos dispares en el mapa. Desde Belfast, Dublín o Dresden a Marrakech. Es la antesala del audiovisual en el que el propio Vázquez Consuegra explica su trabajo, que define como "independiente", "alejado de modas y del espectáculo del entretenimiento".

Esto es lo que se ofrece en la muestra y lo que vieron ayer el presidente de la Junta, Manuel Chaves; el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín; el consejero de Vivienda, Juan Espadas; la delegada de Cultura, Maribel Montaño, y más de 300 personas que tuvieron que hacer cola para entrar en la exposición. Entre ellos, arquitectos como Víctor Pérez Escolano, Antonio González Cordón, José Antonio Carbajal y Manuel Ramos.

Javier Terrados, comisario de la muestra, explicó su contenido: "Sus archiconocidas maquetas y sus croquis. Es una exposición sencilla para arrojar luz sobre su obra". Y es que, frente a las "galletas que se transforman en edificios y los píxeles que se convierten en paisajes", destaca la atención al dibujo y a los materiales de Vázquez Consuegra, "su gran delicadeza", apostilló Terrados.

El propio protagonista, premio Nacional en 2005, aseguró que la Arquitectura es como un iceberg que parece que emerge en la figura del arquitecto, aunque "en ese volumen escondido hay colaboradores que la hacen posible". "La arquitectura -sostuvo- se hace con muchas manos y cabezas". Algunas de ellas de jóvenes. Por eso agradeció el trabajo de aquellos que pasaron por su estudio y le animaron a explorar nuevos territorios.

Precisamente seis estudiantes estrenaron el libro de visitas de la muestra, "orgullosos de ser los primeros" y "llenos de ilusión por figurar en las paredes de alguna exposición como ésta".

Entre el público, Paqui Jurado, incondicional de las exposiciones de arquitectura. Para ella, es todo un acierto que, "por fin" se muestre la obra de un autor andaluz. "En la calle Santiago, por ejemplo, casi siempre hay muestras de arquitectos catalanes y valencianos. No valoramos lo que tenemos en nuestra tierra", sentenció.

Y como la arquitectura tiene que construir "lugares", en la exposición se pueden ver desde la casa Rolando de Mairena hasta las viviendas sociales de Ramón y Cajal, desde la maqueta de la ampliación de Fibes hasta un dorado y espectacular edificio administrativo cordobés. Desde la reforma de San Telmo (donde hizo una parada obligada Chaves) hasta la torre de telecomunicaciones de Cádiz y el Pabellón de la Navegación hispalense.

  • 1