Local

Luz en alta mar

‘Hapinness' nació a bordo de una patera

el 13 dic 2010 / 06:46 h.

TAGS:

Dicen que después de la tempestad viene la calma. Tras una travesía homérica, la mujer que dio a luz en una patera el pasado domingo descansaba ayer junto a su bebé en el Hospital Santa Ana de Motril (Granada). Asustada y débil tras el agitado parto en alta mar, esta madre primeriza ha comenzado a amamantar a su hija.


La historia de esta mujer es la de Judith, una nigeriana de 28 años que el pasado domingo emprendió junto a su marido una travesía con billete de ida pero no de vuelta. En la embarcación que los conduciría hacia la tierra prometida viajaban un total de 38 inmigrantes subsaharianos, 19 hombres, 13 mujeres y 6 menores de corta edad. Si bien Judith fue la única ocupante que tuvo la desdicha de romper aguas en el momento menos indicado, la situación podría haberse complicado ya que junto a ella viajaban otras 6 mujeres en avanzado estado de gestación.


La patera, que partió la maña del domingo de Tánger (Marruecos) con destino a nuestro país, tuvo que hacer un alto en el camino cuando la joven nigeriana salió de cuentas antes de lo previsto. Aunque se encontraban a escasas millas de la Isla de Alborán (Almeria), los fuertes dolores provocados por el parto obligaron a que el alumbramiento se produjera a bordo de la embarcación con la ayuda de dos de las tripulantes.


Aunque la zodiac ya había sido localizada por una avioneta de Salvamento Marítimo gracias a una llamada anónima, cuando el barco "Salvamar Hamal" llegó para rescatarlos, la patera ya había arribado a una playa de Alborán y la recién nacida se encontraba en los brazos de su padre con el cordón umbilical aún colgando.


Los militares del destacamento de la isla atendieron a los tripulantes proporcionándoles mantas y ropa seca. Cuando la embarcación de Salvamento Marítimo llegó finalmente a la isla, los militares ayudaron a la mujer a subir a la embarcación y entregaron el bebé a un agente de la Guardia Civil. Carlos Puche, miembro de la benemérita encargado de transportar al recién nacido sano y salvo hasta el puerto de Motril, arropó a la niña durante el trayecto de dos horas para protegerla del frío. A su llegada al puerto sobre las 11 de la noche, los inmigrantes fueron atendidos por Cruz Roja y madre e hija fueron trasladados al hospital. Este año más de una treintena de mujeres embarazadas han sido rescatadas cuando intentaban entrar en España a través de una embarcación o escondidas en los bajos de vehículos.

  • 1