Local

Luz para la piedra gótica

Forja XXI repara el ventanal de la capilla catedralicia de San Laureano.

el 10 abr 2010 / 18:46 h.

TAGS:

Algunos alumnos, trabajando en el ventanal.
La escuela taller Forja XXI restaura un ventanal de la Catedral para convertirlo en todo un monumento. Dentro de la sexta edición de estos cursos de oficios, diez jóvenes son los encargados de dicha tarea, que devolverá la grandeza y el brillo a esta joya del gótico.

Con nueve metros de altura y más de cuatro de ancho, este singular monumento hará que el observador se haga una idea de la magnitud que tienen estas inmensas ventanas que tachonan toda la Catedral.

Ésta en concreto pesa dos toneladas y media, y se encontraba en la capilla de San Laureano, donde ahora luce una reproducción con la vidriera original también restaurada.

El original está llamado, una vez lista su reparación, a ser expuesto en la propia capilla o en el Patio de los Naranjos como un monumento más. Aunque son los alumnos del módulo de cantería de la piedra los encargados, es el arquitecto y maestro conservador de la Catedral, Alfonso Jiménez, quien lleva el proyecto.

Según las previsiones, se pretende terminar la restauración en un par de meses para que esté expuesto al público antes de diciembre. "Yo me enorgulleceré mucho cuando vea la obra terminada en la calle", explica Silvia Bermúdez, monitora del taller.

Dentro de la restauración se están utilizando muchas y variadas herramientas. "Intentamos aunar las técnicas tradicionales con las herramientas más modernas, para que los alumnos reciban la enseñanza más completa", aclara.

"Yo no sabía ni lo que era la cantería, y ahora me veo trabajando en la Catedral haciendo restauraciones", explica José Manuel Muñoz, uno de los alumnos del taller de cantería de la piedra.

"Cuando llegamos pensamos que esto era imposible y al final se está consiguiendo, quedará terminado a tiempo", reconoce José Manuel. En el trabajo que realizan durante el taller explican también que lo que más les cuesta es hacer las piezas nuevas, "restaurar utilizando injertos por ejemplo es mucho más sencillo", añade José Manuel.

Para este trabajo -en toda la restauración se tendrán que realizar algunas piezas nuevas dentro de la tracería gótica-, se han tenido que hacer cuatro piezas nuevas y los dos extremos de los maineles (especie de columnas que sostienen la tracería) que estaban unidos al muro original.

Todos los alumnos coinciden en que, en lo relativo a la búsqueda de empleo cuando salgan del taller, lo que todos buscan es terminar trabajando en la Catedral. "La idea del taller es tanto capacitarlos para un oficio como la de facilitar la inserción" explica Silvia.

Pero ésta no es la única tarea que llevarán a cabo durante el taller, ya que cuando terminen con el ventanal restaurarán también las capillas de San Santiago y de San Andrés. Este proyecto que gestiona Forja XXI, está dirigido a jóvenes de menos de 25 años y está subvencionado por la Junta de Andalucía.

  • 1