domingo, 18 noviembre 2018
22:15
, última actualización
Local

Madre Purísima ya tiene calle

"En una sociedad tan secularizada es poco correcto honrar a una monja", dijo Asenjo.

el 20 feb 2012 / 21:11 h.

TAGS:

El alcalde de Sevilla y el arzobispo hispalense, junto a una representación de las Hermanas de la Cruz,presidieron ayer la ceremonia de inauguración.

Otra hermana de la Cruz que ingresa en el nomenclátor de la ciudad. Diecisiete meses después de su multitudinaria beatificación en el Estadio Olímpico de Sevilla, Madre María de la Purísima (Madrid 1926-Sevilla 1998) cuenta ya con una calle en Sevilla. El alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, y el arzobispo hispalense, Juan José Asenjo, presidieron ayer la ceremonia de rotulación de la nueva vía, situada en la confluencia de las calles San Juan de la Palma, Regina, Viriato y Feria, muy cerca por tanto de la Casa General de la Compañía de la Cruz.

Alrededor de un centenar de curiosos y devotos de la beata acogieron con una calurosa ovación el momento en que se descubrió la nueva rotulación de la vía, "Madre María Purísima de la Cruz", inmortalizada en un pequeño tramo de la antigua calle Viriato, el que discurre desde San Juan de la Palma hasta la capilla de la Divina Pastora.

Una representación de las Hermanas de la Cruz, encabezada por la madre general, Sor Reyes de María de la Cruz, también asistió a la inauguración de la calle, ceremonia que no quisieron perderse algunas de las niñas internas y de las alumnas del colegio que regenta la congregación que fundara Sor Ángela de la Cruz. El alcalde de Sevilla destacó que el de ayer fue "un día muy grande" para todos los devotos de la beata y se congratuló de la "rapidez" con que se ha culminado un proceso que se iniciaba en diciembre de 2011 con la solicitud de varias personas e instituciones para que la que fuera madre general de la Congregación durante 22 años, entre 1977 y 1998, contra con una calle en Sevilla, una petición encabezada por los dos delegados episcopales para su beatificación, Luis Rueda y Francisco Muriel, y por la vecina hermandad de la Amargura. "Es un homenaje a una persona excepcional y buena que destacó por su vida sencilla, humilde y llena de fe", dijo Zoido. Después de rociar con agua bendita el rótulo de la nueva calle, el arzobispo de Sevilla tuvo palabras especiales de agradecimiento al Ayuntamiento sevillano por este gesto "tan noble de reconocer las virtudes y los méritos de Madre María de la Purísima". "En una sociedad tan secularizada como la nuestra es políticamente poco correcto honrar a una monja", de ahí que Asenjo agradeciera al Consistorio sevillano este "gesto de valentía y de libertad". "Que Dios le pague al Ayuntamiento este gesto hermoso de reconocer a una mujer excepcional", concluyó el prelado.

  • 1