Deportes

Madrid, Tokio y Estambul, una competición impredecible

Doha y Bakú se caen de la carrera para organizar los Juegos Olímpicos de 2020. La capital española es ahora una de las favoritas.

el 24 may 2012 / 20:56 h.

La coincidencia en la recta final de la carrera por la sede olímpica de 2020 de tres proyectos tan distintos como los de Madrid, Tokio y Estambul anticipa una competición de final incierto, en la que todo dependerá de qué candidatura capte mejor la sensibilidad de los miembros del COI.

En esta segunda y definitiva fase "resultará decisivo el grado de confianza que genere el equipo humano al frente de cada candidatura", ha afirmado hoy el presidente de Madrid 2020, Alejandro Blanco, que pasa sus últimas horas en Quebec, donde ayer el COI seleccionó a las finalistas.

En este sentido, Madrid ha ganado enteros respecto a anteriores proyectos.

Por una parte, España tiene ahora tres miembros en la asamblea del COI. Dos de ellos, Marisol Casado y José Perurena, presiden además las federaciones internacionales de triatlón y piragüismo y son miembros destacados de la asociación de federaciones.

Ambos son muy bien considerados en el COI por su disponibilidad a adaptar sus deportes a las necesidades de los Juegos y a los gustos de las televisiones que pagan por los derechos.

El tercer miembro es Juan Antonio Samaranch jr., cuya relación cercana con la mayoría de sus colegas en el COI se remonta a la época en que su padre era presidente.

Por otro lado, el propio Alejandro Blanco, sin ser miembro del COI, ha adquirido en los últimos meses un papel relevante en la solución de algunos problemas que afectaban al organismo, como la sucesión del mexicano Mario Vázquez Raña al frente de los comités olímpicos nacionales o el conflicto que enfrentaba al gobierno y al olimpismo ecuatoriano.

Blanco medió con éxito en ambos casos por encargo del COI, que aprovechó sus vínculos con los comités latinoamericanos y europeos para que pusiera de acuerdo a las partes implicadas.

"Pero no es un tema de una persona, sino de todo un equipo", ha dicho Blanco a Efe. "Todo lo que sea trabajar para el Movimiento Olímpico es bueno".

El responsable de la candidatura de Madrid y del Comité Olímpico Español recuerda que el presidente del COI, el belga Jacques Rogge, "dijo en una ocasión que más importante que las obras y las instalaciones, en una candidatura lo principal es el equipo humano que la lleva".

"En ese equipo estamos los miembros de la candidatura de Madrid y los miembros españoles del COI, pero también los presidentes de las federaciones y toda la gente del deporte", ha insistido.

Blanco está convencido de que el hecho de que el proyecto Madrid 2020 descanse en representantes deportivos jugará un papel favorable. "Es uno de nuestros puntos fuertes", ha señalado.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, los consejeros delegados de la candidatura Víctor Sánchez y Theresa Zabell y el propio Blanco han mantenido esta mañana en Quebec "una reunión de cortesía" con Jacques Rogge, que habían pedido al llegar a Canadá pero que el presidente del COI pidió posponer hasta después del 'corte' de las candidatas.

"Nos ha felicitado por pasar esta selección y nos ha advertido de que las tres candidaturas finalistas son muy buenas y de que la batalla se decidirá por el camino", ha comentado Blanco.

Cada una de las candidatura, considera, "presenta una apuesta distinta, por lo que en los próximos meses se generará un debate muy interesante en el que el gran vencedor será el Movimiento Olímpico".

Por lo que se ha visto en Quebec, Madrid apostará por la baza de los Juegos como motor de empleo y excusa para ilusionar a una juventud con pocos estímulos, Tokio apelará en buena medida a la necesidad de reactivar el país tras "la tragedia" del terremoto de 2011 y Estambul destacará la posibilidad de abrir nuevos horizontes en un país de crecimiento económico vertiginoso, con una población mayoritariamente joven y en una ciudad simbólicamente situada entre oriente y occidente.

"Hay que escuchar mucho", ha apuntado Alejando Blanco sobre la tarea de los próximos quince meses, hasta la elección del 7 de septiembre de 2013 en Buenos Aires.

"Tenemos que captar en qué corrientes se mueve el COI y qué le puede ofrecer Madrid. Eso es lo más importante", ha destacado. 
 

  • 1