Deportes

Maduro-Rabello: huella dispar de sus compatriotas en el Sevilla

Mientras uno intentará convertirse en el primer holandés que triunfe en el Sevilla, el otro deberá aplicarse para igualar a Zamorano y Medel.

el 30 jun 2012 / 20:12 h.

TAGS:

El Sevilla, especialmente en los últimos tiempos, se ha convertido en una auténtica Torre de Babel en la que han tenido cabida jugadores de muchísimas nacionalidades. Concretamente, hasta hoy han sido 141 los jugadores extranjeros procedentes de 36 países diferentes los que han militado en el club nervionense.

Para la próxima temporada, si no ocurre nada raro, habrá que sumar a esta lista al menos a otros dos futbolistas, los recién fichados Hedwiges Maduro y Bryan Rabello, que se convertirán en los terceros representantes de sus respectivos países en la historia del Sevilla. De esta manera, Chile y Holanda empatan con Grecia, Costa de Marfil y Dinamarca en la décima posición en cuanto a países que han aportado jugadores al equipo del Ramón Sánchez-Pizjuán, sólo superados por Argentina (25), Uruguay (22), Brasil (15), Paraguay (9), Portugal (7), Yugoslavia (7), Francia (7), Croacia (4) e Italia (4).

Resulta curioso que un caladero tradicional de jugadores para la Liga española como es Holanda, una de las canteras más prolíficas de toda Europa, que ha surtido de un gran número de jugadores a los equipos de las cinco grandes ligas continentales, apenas haya aportado dos jugadores al conjunto nervionense hasta ahora y, además, poco o nada relevantes en la historia del club. Concretamente han sido 74 los futbolistas de los Países Bajos que han jugado en la Primera División española, pero en el Sevilla sólo lo han hecho Tarik Oulida y Khalid Bouhlarouz y ninguno de los dos se convirtió precisamente en un ídolo de la afición. El primero llegó del Ajax de Amsterdam en 1995 y permaneció tres temporadas en Nervión, jugando 45 partidos y marcando cuatro goles.

El segundo fue cedido por el Chelsea en una de las operaciones más decepcionantes de los últimos años. En su andadura en la 2007/08 apenas disputó nueve encuentros en todas las competiciones. Así pues, Maduro, que ya conoce la Liga española, a diferencia de lo que sucedió con sus compatriotas, después de permanecer cinco temporadas en el Valencia, tendrá el reto de ser el primer holandés que se asiente y triunfe vistiendo la casaca blanquirroja.

Diferente es el caso de Bryan Rabello, que aunque en principio tendrá ficha del filial, llega a Sevilla con la intención de ir entrando poco a poco en los planes del entrenador Míchel para el primer equipo. El jugador procedente del Colo Colo es una de las grandes promesas del fútbol chileno, un fútbol emergente y que está exportando muy buenos futbolistas a las grandes ligas europeas. No en vano, es el capitán de la selección sub 20 -también llamada la Roja, como sucede con la selección Española- e internacional absoluto pese a tener sólo 18 años. Desde luego, Rabello tendrá que apretar mucho para alcanzar el listón que han dejado sus dos antecesores chilenos en el Sevilla. El primero en llegar fue Iván Zamorano, que en sus dos campañas en el Sevilla entre 1990 y 1992 anotó 23 goles en 66 partidos, calando hondo en la afición. Fue traspasado al Real Madrid, donde igualmente triunfó a lo grande, siendo Pichichi en 1995 y declarado mejor jugador extranjero de la liga española.

El último representante del país sudamericano sigue en la plantilla y es Gary Medel. Sin duda, y pese a sus escarceos fuera del terreno de juego y especialmente en sus estancias en su país, es uno de los mejores jugadores que integran el actual Sevilla y uno de los ídolos de la afición. Medel llegó en enero de 2011 y desde entonces suma cincuenta y cinco partidos y dos tantos.Además Bryan Rabello se convertirá cuando Míchel lo estime oportuno en el sudamericano número 76 en debutar en el Sevilla. Tendrá que aplicarse para parecerse a sus antecesores.

  • 1