lunes, 25 marzo 2019
23:27
, última actualización
Economía

‘Mafo’ insta a España a sacar lecciones del sacrificio griego

Merkel anuncia que acometerá reformas contra los especuladores

el 03 may 2010 / 19:48 h.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, durante la presentación ayer, de la página web finanzasparatodos.es

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, calificó ayer de "ambicioso" y "correcto" el programa de estabilización fiscal del Gobierno de Grecia para reducir su déficit, que incluye, entre otras medidas, recortes para los pensionistas y funcionarios, subir el IVA y abaratar el despido.

Aunque precisó que España "dista muchísimo" de ser Grecia, indicó que se deben extraer "lecciones" del caso heleno y afrontar las reformas necesarias, como la del mercado laboral, que debe contemplar -dijo- no sólo medidas urgentes sino también "suficientes".

Mafo auguró que la repercusión del paquete de ayudas a Grecia pactado por los países del euro y el FMI repercutirá "inmediatamente, en las próximas semanas" en los mercados financieros, que se "tranquilizarán".

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo ayer que Europa debe sacar las lecciones necesarias de la crisis griega y crear mecanismos de regulación del sector financiero, que pongan freno a los especuladores, además de desarrollar herramientas de control que garanticen el cumplimiento del Pacto de Estabilidad.

"Hay que sacar lecciones de esta crisis. Los mecanismos de regulación no están lo suficientemente desarrollados para poner freno a la especulación y una de las tareas del Gobierno será desarrollar herramientas de control que eviten burlar el Pacto de Estabilidad", dijo Merkel.

El programa de ayuda a Grecia se eleva a 110.000 millones de euros, de los cuales 30.000 millones corresponderán al FMI y 80.000 millones, a los países de la Eurozona. La participación alemana será de 22.400 millones de euros, de ellos 8.400 desembolsados el primer año con un préstamo que gozará de un aval estatal. El resto se repartirá entre los dos años siguientes.

Merkel justificó el plan con el argumento de que se trata del último recurso ante una situación de emergencia, en la que existía el peligro inminente de que Grecia no pudiera recurrir más a los mercados para refinanciarse.

En París, la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, coincidió en que hay que reformar el pacto de estabilidad y crecimiento, diseñado con el fin de prevenir y corregir los déficit excesivos (superiores al 3% del PIB) pero que se ha demostrado inútil en el caso heleno.

La ayuda financiera a Grecia incluye el compromiso de los gobiernos de la Zona Euro de que la operación no costará dinero a ninguno de ellos, según expertos de la Comisión Europea.

Cada Estado obtendrá el dinero del mercado al tipo que le exijan los inversores, y lo prestará a Grecia a un interés uniforme para todos los préstamos europeos, en torno al 5%.

Mientras, los griegos han recibido a regañadientes y con muchas dudas las estrictas medidas de austeridad impuestas al país por sus socios europeos y por el Fondo Monetario Internacional para concederle los créditos que eviten que su elevada deuda le empuje a la bancarrota.

Buena prueba del descontento general contra estas medidas son las manifestaciones y huelgas de diverso alcance que afectaron ayer a algunos distritos de Atenas, el anuncio de más paros para hoy y la convocatoria de una huelga general mañana.

  • 1