Álvarez dimite en el BEI pero niega que sea por estar imputada en el caso ERE

La exconsejera de Economía alimenta la polémica y acusa al Gobierno de «maniobrar» en su contra y ejercer «presiones», ignorando los cargos de los que la acusa la jueza Alaya.

el 25 jun 2014 / 08:42 h.

LA JUEZ IMPONE FIANZA CIVIL DE 29 MILLONES A MAGDALENA ÁLVAREZ POR LOS ERE La exministra de Fomento Magdalena Álvarez renunció ayer a la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones (BEI), una decisión de la que culpó a presiones del Gobierno del PP, ignorando su imputación en el caso de los ERE fraudulentos en Andalucía. La también ex consejera de la Junta aseguró en un comunicado que ha puesto su cargo a disposición del BEI por el «alto riesgo reputacional» que le puede suponer a la institución su imputación, para preservar los intereses de España y de la entidad y para evitar los efectos negativos que la incesante presión del Gobierno pudieran tener sobre ambos. En una entrevista a la Cadena Ser, Álvarez fue mas contundente y acusó al Gobierno del PP de maniobrar en su contra para poner en el puesto a otra persona. Mantuvo que su renuncia al cargo no está relacionada con su imputación en el caso que investiga la juez Mercedes Ayala, ya que su situación procesal es la misma que la de hace un año. «Todo tiene un límite, y la maniobra, la manipulación, el acoso y la campaña del PP hacen mella en mí, en el banco y en España. Si ellos no son responsables y para quitarme de mi sitio y poner a otra persona están dispuestos a pagar cualquier precio, yo no estoy dispuesta a que mi país lo pague, ni el banco (...) ni yo misma, no vale la pena», aseveró. «Me gusta batallar y luchar por lo que creo que es justo, pero todo tiene un límite», aseguró. Aseveró la ex ministra de Fomento que «no vale la pena» soportar lo que ha soportado en estas últimas semanas y alimentando la polémica, acusó al Gobierno del PP de moverle la silla simplemente para poner a uno de los suyos. «Mi puesto lo quieren para otro y están dispuestos a hacer cualquier cosa. Esto me da hasta miedo», declaró. Desde 2009, cuando fue elegida diputada por el PSOE al Parlamento Europeo, y posteriormente –en 2010– designada vicepresidenta del BEI, Magdalena Álvarez se mantenía en un discreto segundo plano, sólo interrumpido por la decisión de la jueza Mercedes Alaya de imputarla en julio de 2013 por el caso de los ERE irregulares. «A mi me imputan hace un año, en julio de 2013 (...) y cuando me imputaron llamé personalmente al ministro De Guindos (titular de Economía) y me dijo no te preocupes, tú sigue trabajando, que aquí no pasa nada, que sabemos qué es esto. Aquel hubiera sido el momento de decirme que me fuera», aseguró. Álvarez fue imputada el año pasado por la jueza Alaya por considerar que existen indicios de que cometió delitos de malversación y prevaricación durante su etapa como consejera de Economía, al ser responsable del procedimiento de concesión de subvenciones sociolaborales. A principio de mayo, la Audiencia Provincial de Sevilla desestimó el recurso de Álvarez en contra de su imputación. Desde que se conoció su imputación en firme, el Gobierno español apeló insistentemente a la responsabilidad de Álvarez para que abandonara voluntariamente su puesto en el BEI, al considerar que su situación procesal comprometía a la entidad europea y a los Estados que la designaron. Las funciones de Magdalena Álvarez en el BEI las asumirá el presidente de la entidad, Werner Hoyer, quien aseguró ayer en Bruselas respetar su decisión y le agradeció que haya defendido el interés del banco por encima del suyo propio. El Gobierno eludió alimentar la polémica y el PSOE la apoyó en su marcha. El consejero andaluz de Economía, José Sánchez Maldonado, fue uno de sus más firmes defensores. Una vez que se formalice su salida del BEI, Magdalena Álvarez pedirá su reincorporación a su puesto de trabajo en el Cuerpo de Inspectores de Hacienda y se irá de vacaciones, asegura. «Me daré un descansito, porque me lo merezco», dijo, para añadir que seguirá trabajando, que es lo que le gusta. «Estoy segura que tendré oportunidad de hacer muchas cosas».

  • 1