jueves, 24 enero 2019
05:58
, última actualización

IU amenaza a Susana Díaz con un referéndum sobre la ruptura del pacto

En el mes de junio, la coalición de izquierdas hará la consulta sobre su continuidad en el Gobierno si el PSOE no prioriza sus cinco leyes. Maíllo acepta una comisión de investigación en el Parlamento "sobre toda la corrupción"

el 21 dic 2014 / 15:43 h.

IZQUIERDA UNIDA ANDALUCÍA CELEBRA I ASAMBLEA DE BALANCE EN BORMUJOS (SEVILLA)La dirección andaluza de IU, que lidera Antonio Maíllo, recuperó este domingo la iniciativa política después de varios meses relegada a un tercer plano por dos ciclones: la irrupción de Podemos y la omnipresente proyección nacional de la presidenta andaluza y líder del PSOE-A, Susana Díaz. Maíllo devolvió el pulso a su formación con dos decisiones sorprendentes de consecuencias imprevisibles a corto plazo: por un lado, pedirá una comisión parlamentaria para que se investiguen todos los casos de corrupción que afecten a Andalucía, no sólo el fraude en los cursos de formación que implica a su socio de Gobierno (PSOE-A), sino las posibles ramificaciones de la trama Gürtel y del caso Bárcenas, que apuntan a la posible financiación ilegal del PP. Por otro lado, Maíllo ha programado para el próximo junio un referéndum vinculante para que la militancia elija entre la continuidad de IU en el Gobierno de coalición o la ruptura del pacto con los socialistas. Este plan estaba dibujado hacía semanas, pero  Maíllo esperó a la asamblea de balance, celebrada ayer en Bormujos, para lanzar su órdago. A cinco meses de las elecciones municipales. Con este doble movimiento Maíllo no zanja las contradicciones internas de IU –una formación que combate el bipartidismo pero cogobierna con el PSOE, y que denuncia la corrupción, pero niega una comisión de investigación–, pero sí ha logrado dos cosas: ganar tiempo ante los suyos, ante el sector más crítico que hasta ayer le acusaba de «ir a rebufo de Susana Díaz», «subordinarse a los ritmos del PSOE-A» y «amparar a un gobierno corrupto». De hecho, los críticos con la dirección (que representan al 17%) empezaron la asamblea amenazando con abandonar el plenario antes de la votación por considerar que todo era «un paripé», y al final, el dictamen de propuestas de Maíllo fue respaldado con el 77% de los delegados: 295 votos a favor, 67 noes y 21 abstenciones. El resultado legitima la hoja de ruta de Maíllo, año y medio después de ser elegido coordinador regional con el 84% de votos. El otro objetivo del dictamen consiste en marcarle la agenda política (y quizá también el calendario electoral) a Susana Díaz, que hasta este domingo parecía sólo condicionada por las municipales, las catalanas y las generales. «Mientras haya estabilidad con IU, no habrá adelanto electoral», dijo Díaz hace seis días. IZQUIERDA UNIDA ANDALUCÍA CELEBRA I ASAMBLEA DE BALANCEEn este punto, pesa más el amago de referéndum, pero la consulta a las bases no tiene por qué celebrarse. Se trata, en realidad, de una estrategia con la que IU también busca legitimarse ante sus bases, y que pretende recuperar la iniciativa legislativa y parlamentaria, imponiendo al PSOE-A (o aparentando que lo hace) su agenda de prioridades en el último tramo de esta legislatura. Es, en palabras de un dirigente de IU, «una espada de Damocles sobre la cabeza de Susana Díaz», una suerte de ultimátum. Maíllo aceptaría no convocar ese referéndum si de aquí a junio el Parlamento aprueba cinco leyes y medidas que IU considera prioritarias (tres están en el acuerdo programático con el PSOE y dos no): la ley integral de agricultura, la de la banca pública, la ley de renta básica (el pacto sólo incluía la creación de un grupo de trabajo en el Parlamento para analizarlo); la reforma de la ley de igualdad y contra la violencia de género y, fuera del pacto, el decreto de suministros vitales, para «garantizar que no haya ninguna familia sin agua y sin luz». La dirección política de IU ha sido facultada para decidir, antes de que llegue junio, si se han cumplido las condiciones para descartar el referéndum a tiempo. Corrupción. Por otro lado, IU pedirá que en enero, un mes tradicionalmente inhábil en el Parlamento, se convoque un pleno extraordinario para debatir sobre corrupción, algo que ya demandó sin éxito el PP-A. En ese pleno, los comunistas tienen previsto forzar al PSOE-A a aceptar una comisión de investigación sobre la corrupción en Andalucía. Los populares han visto cómo los socios de Gobierno vetaban hasta en tres ocasiones una investigación en el Parlamento sobre el fraude en los cursos de formación. El rechazo reticente a esta propuesta ha pesado mucho sobre IU, porque la militancia y algunos altos dirigentes del partido –incluido el diputado nacional y por ahora único candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón– entendían que era «una contradicción» tener un discurso contra la corrupción en Madrid y otras comunidades donde gobierna el PP, y sin embargo servir de escudo a los socialistas en Andalucía. Maíllo siempre ha justificado su negativa en que no participaría en el «circo» que pedían los populares, pero a las bases más críticas de la federación de izquierdas ese razonamiento les parecía «una excusa para seguir agarrados a los sillones del Gobierno». La dirección regional encontró este domingo la fórmula para reconciliar el descontento de la militancia con los recelos a hacerle el juego de oposición al PP-A: habrá comisión de investigación, pero no exclusiva sobre el caso de la formación que afecta a anteriores gobiernos del PSOE-A, sino sobre todos los supuestos de corrupción que implican a Andalucía, incluido el caso Fitonovo, que afecta al Ayuntamiento de Sevilla gobernado por el PP-A, las ramificaciones de la trama Gürtel en esta región, y el escándalo Bárcenas (los dos grandes casos de corrupción que afectan al PP). Maíllo también sale de la asamblea con poder para hacer cambios dentro del Gobierno en lo que resta de legislatura, aunque ante un grupo de periodistas aseguró que "por ahora" no está previsto. IU siempre ha hecho gala de que mantiene a sus tres consejeros (Diego Valderas, Elena Cortés y Rafael Rodríguez) desde que comenzó el mandato, mientras que el PSOE-A ya ha ejecutado dos crisis de Gobierno. Ahora, sin embargo, el coordinador regional no descarta un "movimiento táctico" de personas dentro del gabinete, pero descarta que alguno de los consejeros salga como candidato a las municipales. Al ser preguntado, también desechó la posibilidad de que sea él mismo quien entre en el Ejecutivo de Susana Díaz. Análisis. ¿Funciona este relato como adelanto electoral? Para convocar elecciones anticipadas, decían los dirigentes de IU hace dos días, la presidenta Susana Díaz necesita «un relato». Esto quiere decir que para que los ciudadanos entiendan por qué se disuelve el Parlamento y se precipitan elecciones, Díaz debía tener un buen argumento. El «acoso y derribo» de las políticas de recortes del Gobierno de Mariano Rajoy con Andalucía parecían un argumento entendible. La falta de estabilidad política o la ingobernabilidad que se derive del pacto con IU también es entendible. Pero ni los duros recortes de Rajoy ni la crisis con IU por los realojos de la Corrala Utopía han impedido que los socios firmen juntos su tercer presupuesto autonómico de esta legislatura, que previsiblemente se aprobará mañana. Ahora bien, que IU pida al Parlamento que investigue a su socio por corrupción o que le obligue a priorizar unas leyes sobre otras, so pena de someter el pacto a referéndum, ¿justifican el relato del adelanto electoral? ¿Se verá Susana Díaz maniatada o, en realidad, acaban de brindarle la oportunidad que buscaba para cuadrar en el calendario de 2015 las elecciones andaluzas, primero, las primarias de para elegir al candidato del PSOE a presidente del Gobierno, después, y las generales, por último? Habrá que esperar a leer el relato.

  • 1