Economía

Mal día para estrenarse en bolsa

Había muchas expectativas, pero al final se desvanecieron. El estreno en el parqué madrileño de Iberdrola Renovables decepcionó al apuntarse una caída del 2,83% en su primera sesión. Así cerró a 5,15 euros frente a los 5,30 de partida.

el 14 sep 2009 / 21:27 h.

Había muchas expectativas, pero al final se desvanecieron. El estreno en el parqué madrileño de Iberdrola Renovables decepcionó al apuntarse una caída del 2,83% en su primera sesión. Así cerró a 5,15 euros frente a los 5,30 de partida.

El estreno de la filial de energías renovables de Iberdrola, protagonista del décimo debut bursátil del año y de la mayor colocación privada de la historia de la bolsa española, levantó ayer una gran expectación y reunió en el Palacio de la Bolsa de Madrid a multitud de representantes del sector energético y del mundo financiero.

La compañía saltó al parqué en un momento de alta volatilidad en los mercados y en el que, por otra parte, las energías renovables están de moda ante el encarecimiento del petróleo. Sin embargo, la jornada del estreno deslució después de que cerrara con pérdidas, que llegaron a alcanzar el 6%.

Tras el tradicional toque de campana virtual con el que el mercado da la bienvenida a las nuevas cotizadas, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, auguró que la cotización se recuperará próximamente. Indicó que la filial de renovables ha salido a un precio "muy atractivo" y estimó que el potencial de crecimiento se sitúa entre el 30% y el 40%.

Sánchez Galán apuntó que la decisión de salir a bolsa como apuesta de futuro ha sido "acertada" y subrayó que en los próximos años tienen previsto invertir 9.000 millones de euros.

La compañía, que ha colocado el 20% de su capital a través de una ampliación por importe de 4.477 millones de euros -4.055 correspondientes a prima de emisión-, tuvo que hacer un prorrateo en el tramo minorista ante el exceso de demanda registrado y el derecho de compra preferente con que contaban los accionistas de Iberdrola.

Para Sánchez Galán, a pesar de las circunstancias concretas de cotización de cada día, lo realmente importante es que 420 fondos de inversión institucionales y 300.000 inversores particulares hayan confiado en la salida a bolsa de la compañía.

Según la empresa, la demanda del tramo minorista y de empleados superó en 3,4 veces la oferta inicial, mientras que las peticiones de los inversores cualificados españoles sobrepasaron 3 veces a la oferta y el tramo internacional 1,6 veces.

Iberdrola Renovables tiene previsto destinar los fondos obtenidos mediante su OPS a potenciar su crecimiento sin afectar a la solidez financiera.

Con presencia en 19 países, se sitúa como la principal compañía en energía eólica del mundo, con una capacidad instalada de 7.342 megavatios (MW) al cierre del tercer trimestre y una cartera de proyectos que suman 41.266 MW.

Iberdrola Renovables, la filial del grupo eléctrico presidido por Ignacio Sánchez Galán, es la principal compañía de energías limpias de España y la mayor por potencia eólica del mundo. La actual empresa es el resultado de la suma de activos renovables de Ibererova, Scottish Power y PPM, a su vez filial de la escocesa. Tras la integración con la compañía británica, culminada el pasado abril, la empresa española ha aumentado su peso internacional.

A septiembre pasado contaba con una capacidad renovable instalada de 7.342 megavatios (MW), cifra que supone un incremento del 80% respecto al mismo periodo del año anterior y representa el 17,4% de la capacidad total del Grupo Iberdrola, y una cartera de proyectos que asciende a 41.266 (MW).

El 95% de la capacidad operativa de Iberdrola Renovables corresponde a instalaciones de producción eólica, tecnología en la que es el líder mundial, y el resto a centrales minihidráulicas y otras formas de generación menores (como biomasa y solar).

En España está presente en 13 comunidades autónomas y tiene instalados más de 4.400 MW, mientras que sus principales mercados exteriores son EEUU, donde cuenta con 2.046 MW, Reino Unido (372 MW), Grecia (214 MW), Polonia (89 MW), Francia (86 MW), Alemania (60 MW), Portugal (50 MW) y Brasil (49 MW).

El presidente de Iberdrola remarcó que "seis años después, se demuestra que era acertada la visión de reducir emisiones y satisfacer las necesidades energéticas, en un contexto internacional marcado por un fuerte incremento de la demanda mundial y la escasez de combustibles fósiles".

  • 1