lunes, 22 abril 2019
21:58
, última actualización
Deportes

Mal día para recibir al Tau

El Cajasol arrastra una temporada tan lamentable que ningún momento parece bueno para que le toque recibir al siempre poderoso Tau Vitoria, pero el calendario dice que hoy es el día.

el 15 sep 2009 / 18:23 h.

El Cajasol arrastra una temporada tan lamentable que ningún momento parece bueno para que le toque recibir al siempre poderoso Tau Vitoria, pero el calendario dice que hoy es el día, así que los sevillanos, hundidos en la ACB y muy mal en Europa, buscarán la gesta. Ya lo hicieron ante el Real Madrid.

El segundo de la ACB por la cola, con una victoria y cinco derrotas, recibe al segundo de la ACB por arriba, con cinco victorias y una derrota, así que los aficionados del Cajasol ya pueden hacerse una idea de lo que les espera esta tarde en San Pablo, adonde llega el Tau de Dusko Ivanovic, herido además por perder de forma inesperada ante la Lottomatica en la Euroliga. La motivación vitoriana por resarcirse del tropiezo, de todas formas, sólo es un obstáculo menor para el equipo de Manel Comas, cuyo principal hándicap es su propia incapacidad para ganar. Apenas lo ha conseguido en uno de sus ocho partidos oficiales, aunque su esperanza es que logró ese triunfo precisamente en el día más complicado, en la pista del Real Madrid.

Repetir una hazaña así se antoja complicado, por no emplear un adjetivo más rotundo. Hay cosas que sólo pasan una vez en la vida y partidos que sólo se ganan una vez en la temporada. El Tau, además, no es el Real Madrid. Es mejor. Por eso los blancos son undécimos y los baskonistas son colíderes, entre otras cosas. Y por eso el Tau supera al Cajasol en todas las estadísticas de equipo excepto tres: rebotes totales, rebotes ofensivos y tapones.

El conjunto de San Pablo, además, tiene hoy otro enemigo: su cancha. Lo es porque ha perdido los tres encuentros que ha disputado allí, dos en la ACB (60-91 ante Unicaja y 71-77 con el Bruesa) y otro en la Eurocup (65-68 frente al ASK Riga), y lo es porque encima es una pista que al Tau le sienta mejor que la suya. Los vascos han vencido aquí tantas veces como el Caja, once, pero en las diez últimas visitas han sumado siete victorias. Demoledor.

La diferencia también es enorme hombre a hombre. El Cajasol, a día de hoy, casi se limita a que Carter, Ignerski y Pecile tengan un buen día. El Tau, que por cierto ha sustituido temporalmente a Pete Mickeal por Robert Hite (ex Miami Heat), disfruta de un juego interior poderosísimo y de la muñeca de Igor Rakocevic, el segundo anotador de la liga (20 puntos por partido). Frenar al serbio y defender su propia bombilla serán dos de las misiones del Caja. La otra será empezar a ser un equipo de verdad. Perder 17 balones por jornada no es una buena medida si el objetivo es seguir en la ACB.

  • 1