Economía

Mal le pese a los farolillos

Mientras cientos de sevillanos se lamentan por no poder disfrutar de la Feria de Abril sin cargar con el paraguas, las asociaciones agrarias Asaja, COAG y Upa en Andalucía, señalan que las precipitaciones suponen "una auténtica bendición para el campo sevillano". (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 02:55 h.

Mientras cientos de sevillanos se lamentan por no poder disfrutar de la Feria de Abril sin cargar con el paraguas, las asociaciones agrarias Asaja, COAG y Upa en Andalucía, señalan que las precipitaciones que desde ayer están cayendo sobre la capital hispalense y que previsiblemente continuarán hasta el jueves, suponen "una auténtica bendición para el campo sevillano", ya que "beneficiarán a aquellos cultivos que se encontraban al borde de la línea roja", como son la dehesa, los cereales, el olivar o el girasol recién plantado.

Esta lluvia "permitirá que se salve la campaña de cereales", y que "tengamos prácticamente garantizada la cosecha media en nuestra provincia", indicó Asaja.

El agua que durante estos días ha caído y caerá en Sevilla beneficiará al cultivo del girasol, cuya nascencia estaba siendo my "dificultosa por la escasa humedad del suelo".

Esta borrasca será fundamental para el olivar, cuya floración se estaba viendo comprometida por la ausencia de agua. También las plantaciones de cítricos y frutales se beneficiarán, ya que necesitarán consumir menos agua de pozos para llevar a la producción a su estado óptimo.

Asaja también se refirió a la importancia que estas lluvias tendrán sobre las explotaciones ganaderas extensivas, ya que con el "reverdecimiento de la dehesa lograrán alargar la primavera y evitarán tener que recurrir a piensos y forrajes antes del verano".

Por último, la asociación agraria indicó que esperan que en la próxima semana se convoque la comisión

de desembalse de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), para que "los agricultores sepan cuál es la disponibilidad real de agua para optar por uno u otro cultivo en las tierras de regadío".

Por su parte, Salvador Pineda, miembro de la ejecutiva de COAG-A, señaló que si bien "se acumula un déficit grande por la falta de lluvia, ahora se puede salvar". Aunque indicó que "debe llover mucho en el mes de abril, aunque no torrencialmente, para solventar la situación".

En la misma línea se mostró UPA-A a través de su secretario regional, Agustín Rodríguez, quien indicó que aunque estas lluvias "remedian la situación de sequía", no recuperan el déficit hídrico de la cuenca del Guadalquivir "a no ser que llueva más en los meses de abril y mayo".

  • 1