domingo, 24 marzo 2019
12:39
, última actualización
Cultura

Málaga ‘roba’ a Zoido el Pompidou

Consigue un proyecto similar al que el alcalde prometió en 2011 para la Puerta de la Carne. La ciudad costera toma la delantera y se erige como referente cultural mientras Sevilla languidece

el 02 dic 2013 / 22:30 h.

"Aspiro a que con el tiempo, la Puerta de la Carne se convierta en un centro de arte contemporáneo con la misma filosofía que el Pompidou de París”. Así anunciaba en enero de 2011 Juan Ignacio Zoido la principal propuesta de su programa electoral en materia de Cultura. El entonces candidato del PP a la Alcaldía aseguraba que si resultaba elegido iba a convertir este antiguo mercado “en el Pompidou de Sevilla, un nuevo espacio para creadores de arte contemporáneo andaluces con talleres de formación, becas de estudio, seminarios, exposiciones y centro de estudios”. El Cubo de Málaga. El Cubo de Málaga. Casi tres años después, la capital hispalense deberá conformarse con ver este enclave, que lleva 13 años abandonado, convertido en un centro comercial y gourmet, con sala de exposiciones. Mientras, Málaga acaba de anunciar algo que va más allá de un centro que replique la filosofía del afamado museo francés, que era la idea original de Zoido. Nada menos que la primera sede de esta prestigiosa institución gala fuera de Francia. El Ayuntamiento malagueño ha aprobado un acuerdo con el Pompidou para instalar en el edificio conocido como Cubo, situado en el puerto, una delegación que albergará unas 70 obras de los fondos del centro parisino, y una exposición por ejercicio que habrá sido anteriormente exhibida en París. El convenio tendrá una duración de cinco años renovables y supondrá un gasto anual de un millón de euros para el Consistorio. Este anuncio viene a consolidar la imagen de referente cultural del sur de España que la capital costasoleña viene construyendo en los últimos años, desde que decidiera optar a la Capitalidad Cultural Europea, que finalmente se adjudicó a San Sebastián. Por citar algunos hitos, en 2004 la Junta inauguraba el Museo Picasso, uno de los acontecimientos culturales de la comunidad en este siglo. Un año antes, el Ayuntamiento ponía en marcha su Centro de Arte Contemporáneo (CAC), que ya se ha erigido como uno de los más prestigiosos del país, con 3.226.348 de visitas en una década. En 2011 el Consistorio de aquella ciudad firmó un acuerdo con Carmen Cervera, por el que ésta cedía hasta 2025 su colección de pintura andaluza para la creación de un Museo Thyssen. Una parte de aquellos cuadros se le ofrecieron también a Sevilla, si bien la dejadez del anterior gobierno municipal provocó que se perdiera este proyecto, para el que se habían ofrecido como posibles sedes el convento de Santa Clara y varios pabellones de la Exposición Iberoamericana. Además, después de que La Caixa abandonara su intención de rehabilitar las Atarazanas, para llevarse el futuro Caixafórum a la torre Pelli, la corporación malagueña coqueteó con la entidad financiera para reivindicar un centro cultural propio en aquella ciudad. Mientras, la diputación costasoleña resucitaba a principios de este año la Bienal de Flamenco de Málaga, después de que la de Sevilla viviera su edición más difícil en 2012 por los recortes. Frente a este empuje malagueño, Sevilla vive momentos de incertidumbre cultural después de la aclamada muestra Santas de Zurbarán, cuyos vestidos –único legado palpable– siguen sin destino cierto. La ampliación del Bellas Artes continúa sin presupuesto, la restauración del Arqueológico a la espera de fecha, la Fábrica de Artillería –que debía convertirse en un contenedor cultural– convertida en almacén municipal, el convento de Santa Clara sin otra gran exposición a la vista –tras la cancelación de la retrospectiva de Carmen Laffón– y el antiguo mercado de la Puerta de la Carne, más cerca de convertirse en un centro de restauración que en un Pompidou. Y además, otro nombre propio podría sumarse a la lista malagueña: la colección Bellver. El ofrecimiento de la colección Bellver llega a la capital malagueña. Mensaje recibido. El ofrecimiento público que el coleccionista de arte Mariano Bellver realizó a través de este periódico para que alguna ciudad andaluza se hiciera cargo de su valiosa colección de pintura y escultura, que lleva ofertando a Sevilla más de una década sin que ni Consistorio ni Junta se pongan de acuerdo para ofrecerle una solución y una sede digna, ha llegado a su destino. El Ayuntamiento malagueño da por recibida la propuesta, si bien ayer desde el área municipal de Cultura no aclararon a este medio si se ha emprendido algún contacto con el mecenas. Bellver lleva años queriendo donar sus obras de arte a la capital hispalense, poniendo para ello dos condiciones: que la colección permaneciera unida bajo el amparo de las instituciones sevillanas y que se garantizara su conservación en un edificio digno. La administración local y la autonómica llegaron a firmar un preacuerdo en 2009, para tasar toda su colección –valorada en casi diez millones de euros– y para elegir la sede. El Museo de Bellas Artes, una vez que se acometiera la ampliación a través del Palacio de Monsalves, iba a albergar la mayoría de las piezas. Sin embargo, después de que el Gobierno enterrara el proyecto de la pinacoteca hace dos años, todo parece ya perdido. En 2009 ambas instituciones pactaron “aceptar la cesión de la colección Bellver con el objeto de ponerla a disposición de la ciudad y con el fin de darle la mayor difusión pública”. Acordaron también la creación de un órgano de gestión que se encargaría de la colección, que incluye una muestra de pintura de más de 330 cuadros, la mayoría de ellos adscritos a las corrientes costumbristas y regionalistas andaluzas del siglo XIX, su casa en la plaza del Museo y 300 piezas de mobiliario y objetos de arte decorativo. Hoy en día, ni la Junta ni el Ayuntamiento le ofrecen una alternativa que permita ceder la colección. Sólo la Fundación Cajasol parece dispuesta a incorporar a su futuro museo de la Plaza de San Francisco parte de sus cuadros, aunque para ello Antonio Pulido, presidente de la entidad, pide que tanto el Consistorio como la Junta participen en este proyecto.

  • 1