miércoles, 20 marzo 2019
22:35
, última actualización
Local

Mali extradita al cabecilla del rapto de los tres cooperantes

El ministro Moratinos pide "discreción" y rechaza hablar del rescate.

el 22 feb 2010 / 19:35 h.

TAGS:

Roque Pascual Salazar, Alicia Gámez y Albert Vilalta fueron secuestrados el pasado 30 de noviembre en Mauritania.

Los últimos movimientos políticos de Mali con la organización terrorista Al Qaeda apuntan a una próxima liberación de los tres cooperantes españoles secuestrados en Mauritania en noviembre.

La liberación, por parte de Mali, de los cuatro presos islamistas que reclamaban los terroristas y la extradición a Mauritania de uno de los presuntos cabecillas del rapto apuntan directamente a que la liberación puede ser cuestión de horas. No obstante, el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, pidió ayer "discreción" en todo lo referente a la liberación de los tres cooperantes y no quiso comentar las informaciones sobre el posible pago de un rescate de cinco millones de dólares a los raptores.

La extradición la confirmó una fuente de la seguridad mauritana, quien confirmó que el preso Amar Uld Sid'Ahmed, más conocido como Omar Sahraui, fue conducido el viernes por vía terrestre hasta Nuakchot, bajo la custodia de policías de ambos países. El nombre de Sid'Ahmed, detenido hace varias semanas en Mali, había sido citado en los interrogatorios a otros presuntos implicados en el secuestro, quienes lo mencionaron como el proveedor de los vehículos que se utilizaron en la acción. Según la fuente, Sid'Ahmed habría desempeñado este mismo papel en el rapto de dos ciudadanos italianos en el sur de Mauritania, el pasado 18 de diciembre, también por parte de la organización Al Qaeda en el Magreb Islámico.

Por su parte, los cuatro presos islamistas encarcelados en Mali -dos argelinos, un mauritano y uno de Burkina Faso-, cuya liberación reclamó la rama de Al Qaeda en el Magreb para no asesinar al rehén francés Pierre Camatte habían sido condenados el pasado jueves por un tribunal de Bamako a nueve meses de prisión por "posesión ilegal de armas de fuego y de munición", una pena que ya habían cumplido en prisión preventiva.

Todos ellos habían sido detenidos poco después del asesinato a tiros de un coronel del Ejército maliense en su casa de Tombuctú a principios del pasado junio. Tras el juicio, se encontraban en situación jurídica de libertad, ya que ya habían cumplido nueve meses en prisión, pero aún no habían sido liberados, una decisión que dependía del Gobierno de Bamako.

En su último comunicado difundido en internet a principios de febrero, la organización Al Qaeda en el Magreb Islámico había amenazado con matar a Camatte si antes del 20 de febrero no se cumplían sus reivindicaciones, que incluían la liberación de los cuatros presos en Mali. El ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, se desplazó desde entonces en dos ocasiones a la capital maliense donde se entrevistó con el presidente del país, Amadou Toumani Touré, y según fuentes oficiales malienses presionó a Touré para la puesta en libertad de los presos.

  • 1