Deportes

Manel Comas no cree que tenga problemas para renovar

Manel Comas no se plantea aún abordar su posible continuidad como entrenador del Cajasol. Persiste en su deseo de que el Cajasol finalice lo más arriba posible en la tabla y no quiere ninguna distracción.

el 15 sep 2009 / 03:55 h.

Manel Comas no se plantea aún abordar su posible continuidad como entrenador del Cajasol. Persiste en su deseo de que el Cajasol finalice lo más arriba posible en la tabla y no quiere ninguna distracción que pueda excusar al equipo para bajar los brazos. Además, cree que el equipo le debe a la afición una despedida feliz el próximo jueves ante Unicaja.

"Cualquier equipo debe tener una impronta y el club tiene que terminar siempre la competición sin bajar la guardia y, sobre todo, ante equipos de enjundia como son Unicaja y Real Madrid. Hemos sido capaces de jugar muy bien contra Barcelona y Tau y eso quiere decir que somos capaces de competir a ese nivel. Es lo que quiero transmitir, pero lo de las continuidades y esas cosas lo dejo para final de temporada", precisó, Comas, quien en cualquier caso deja entrever que seguirá en Sevilla.

"Todo apunta a que no habrá ningún problema, pero no quiero todavía hablar de nada de esto hasta que la temporada haya acabado por una cuestión de filosofía profesional, de ética, y de respeto a los jugadores, a la afición y al club", insistió.

Manel no duda su respuesta cuando se le cuestiona si le gustaría colgar el silbato en su actual equipo. "Siempre he dicho que dejaré de entrenar el día que no tenga ilusión por hacerlo y creo que, todavía, estoy demostrando que ilusión por entrenar la tengo por arrobas. Es evidente que el Cajasol es un proyecto interesante, y para nada descarto que yo termine mis días de entrenador en el Cajasol", dijo.

Manel Comas insiste en su intención de derrotar a los dos grandes con los que el Cajasol tiene aún que medirse, empezando por Unicaja el jueves."Quiero que en los dos partidos que nos quedan mantengamos, pensando en el año que viene, esa ambición de sacar los encuentros adelante. No me gustaría para nada tener una bajada de brazos. Lo que quiero es que en el partido del Unicaja tengamos una buena respuesta de público y, que en el del Madrid, llevemos las pilas cargadas para, si podemos, terminar con dos victorias más".

Comas expresó su deseo de darle un homenaje a la afición. "Está claro que debemos devolverle a la afición al menos algo de lo que ella nos está dando durante todo el año y que, por desgracia, hasta esta segunda vuelta no le hemos dado demasiadas alegrías, varias de las cuales, además, han sido fuera de casa. En este momento la ciudad se ha volcado en el Cajasol y nuestra obligación es, en el partido ante el Unicaja, dar un buen espectáculo".

"El partido -continuó- va a ser duro para ellos y para nosotros, porque aquí nadie regala nada. Ellos están en fase de preparación para el play-off y nosotros, en la línea de no bajar la guardia y de tener el orgullo hasta el último día de competición".

De la plantilla, destaca la aportación de Elmer Bennett, pieza clave en la salvación. "A Elmer no lo vamos a descubrir ahora, es un profesional como la copa de un pino y un jugador extraordinario. Durante diez años ha sido el mejor base de Europa.

Todos tenemos tendencia a mirar el carnet de identidad, pero yo lo que miro es la persona y su ilusión por jugar. Es evidente que ha sido un pilar fundamental para que el equipo haya reaccionado, y una ayuda para el entrenador para que hayamos conseguido salvar una cosa que estaba muy difícil".

Por último, aludió al ala-pívot Michalis Kakiouzis, que se ha destapado en esta fase final tras un arranque decepcionante. "Ha tenido un rol muy específico en etapas anteriores y el rol nuevo que tenía aquí llevó un tiempo de adaptación. Cuando se le ha pedido que subiera su nivel, lo ha asumido y estoy satisfecho con la facilidad con que lo ha hecho".

  • 1