Deportes

Manel Comas regresa 323 días después de su destitución

Manel Comas dirigió en la tarde de ayer, al filo de las 20.25, su primer entrenamiento de su segunda etapa en el Caja. Rubén Magnano conoció por la mañana que ya no se sentaría en el banquillo el próximo domingo en Girona.

el 14 sep 2009 / 22:48 h.

Manel Comas dirigió en la tarde de ayer, al filo de las 20.25, su primer entrenamiento de su segunda etapa en el Caja. Rubén Magnano conoció por la mañana que ya no se sentaría en el banquillo el próximo domingo en Girona. La decisión la encajó el argentino con sorpresa, pese a los resultados, pero no menos que Comas cuando le pidieron que volviera.

En estos tiempos, en el Caja puede pasar cualquier cosa y la constatación es la decisión de restituir a un entrenador, Manel Comas, al que cesaron en la noche del lunes 27 de febrero de 2007, tras 22 jornadas, 11 victorias y la clasificación para la Copa del Rey en Málaga de balance. La repercusión de la cuestión del Negro Atlético Fraudulento (NAF) amplificó la desconfianza técnica de cierto sector del club, pese a que los resultados eran notables y el apoyo del presidente, Juan Carlos Ollero. Comas dijo entonces que no se esperaba la destitución, y se marchó a su retiro ibicenco jurando en arameo, con la sensación de que le habían engañado tras seducirle con proyectos a medio y largo plazo.

Pero lo que debió parecerle una broma fue la llamada que recibió el martes por la tarde para que volviera a Sevilla para ejercer la labor de salvador que con éxito ya realizase en la temporada 2005-06, en la que tomó las riendas del equipo en la octava jornada, tras el relevo de Javier Fijo, cuya elección se sumó entonces a la larga lista de decisiones controvertidas e inesperadas del club de San Pablo.

Cogió al equipo con balance de dos victorias y cinco derrotas en la octava jornada, en el puesto decimoquinto; ahora llega en la primera de la segunda vuelta (jornada 18), con el equipo penúltimo con cuatro victorias en 17 partidos, los que le restan hasta final de temporada para lograr de nuevo que el Caja permanezca un año más en la ACB. Más difícil tal vez, pero ahora, sin duda, tiene mejor plantilla para afrontar el objetivo. Del vestuario que dejó sólo se mantienen Michal Ignerski y Antonio Bueno. A ningún jugador más ha entrenado antes.

En la historia del club sevillano, sólo José Alberto Pesquera ha vuelto a dirigir al equipo tras salir de la entidad. Lo hizo tras el cese de Salva Maldonado, en la temporada 1997-1998, con el Caja también en peligro de descenso. Después, Javier Fijo, aunque era entrenador de la casa, sustituyó temporalmente primero a Javier Imbroda y después una jornada entre la salida de Velimir Perasovic y la llegada de Óscar Quintana.

Antes de hacer las maletas precipitadamente para volar a Sevilla, donde arribó a las 18.25 horas, Manel Comas, en declaraciones a Europa Press, admitió que "la situación no es buena, pero lo que está claro es que si no creyera que el Cajasol tiene posibilidades de salir de ahí no habría aceptado", precisó el técnico.

Igualmente, recordó que tiene "un gran vínculo con el Caja". "A partir de ahí, voy a morir para intentar salvar este tema porque creo que la plantilla puede trabajar duro para conseguirlo. Hay que ir a por todas", sentenció. Sobre su salida del club en febrero dijo que "no hay que pensar en lo pasado. Lo pasado, pasado está. Creo que tengo una buena relación con todo el mundo en el Cajasol y, en especial, con el presidente. Es un honor que hayan pensado en mí y agua pasada no mueve molino", explicó.

  • 1