Deportes

Manolo Jiménez: 'Mi reto es hacer disfrutar a la afición'

Quedar más arriba en la tabla e ilusionar a la afición. Estos son los dos grandes retos de Manolo Jiménez, centro de las críticas tras la pésima imagen ofrecida en el debut liguero. El técnico está convencido de que la cambiará, aunque, eso sí, recuerda que el Sevilla no es ni el Barça ni el Real Madrid.

el 16 sep 2009 / 08:10 h.

Quedar más arriba en la tabla e ilusionar a la afición. Estos son los dos grandes retos de Manolo Jiménez, centro de las críticas tras la pésima imagen ofrecida en el debut liguero. El técnico está convencido de que la cambiará, aunque, eso sí, recuerda que el Sevilla no es ni el Barça ni el Real Madrid.

Esta vez no se ha referido al césped de Mestalla ni a la expulsión de Kanouté. Jiménez despide la semana de trabajo haciendo un análisis mucho más objetivo y autocrítico que el realizado justo después de caer derrotado. 'Este descanso se va a hacer muy largo. Estamos deseando que regrese la competición para lavar la imagen que dimos en Valencia, que no es la nuestra ni la que queremos dar. Al tener la sensación de no haber hecho bien las cosas, el equipo está rabioso y deseando hacerlas bien. Se puede perder, pero cuando sucede sin hacer nada para ganar, es doloroso', reconoce.

Las críticas por el juego del equipo no se han hecho esperar, aunque el técnico intenta sacar una lectura positiva de ellas. 'No me importan siempre que consigamos el objetivo y vengan desde el respeto y la deportividad. Además, haga lo que haga, siempre me van a exigir más, y me encanta que se me siga exigiendo para mejorar y crecer', dice.

Con todo, Jiménez reconoce que le gustaría ver reconocida su labor al frente del Sevilla. 'Si digo que no me importan las críticas, sería un mentiroso. A todo el mundo le gusta que reconozcan su trabajo y, cuando éste es tan nefasto como en Valencia, estás sujeto a las críticas. Puedes poner a Palop de delantero y, si ganas la Liga, quizá no te critiquen, pero sin lugar a dudas sería criticable', señala, considerando que este debate sobre su figura se pudo haber cerrado 'cuando había muchos que no apostaban nada por que el Sevilla fuese tercero'.

'Todo es mejorable; incluso la clasificación del año pasado. Pude haber dicho adiós cuando acabamos terceros, pero eso no se puede hacer siendo sevillista. Mi reto es intentar quedar más arriba y hacer disfrutar a la afición. Pero no nos vayamos a equivocar: no somos ni el Madrid ni el Barcelona. Tenemos que parecernos a nosotros mismos en nuestra mejor versión', sostiene.

LAS PALABRAS DE KONÉ. El técnico también ha analizado otros asuntos de actualidad. Por ejemplo, las declaraciones de Koné de principios de semana, cuando vino a decir que el Sevilla jugó en Valencia con un planteamiento defensivo por indicación del entrenador. 'Para mí no tienen la menor importancia, y no me han molestado. No es lo que piensa. Arouna tiene grandes dificultades para expresarse y puede que no se explicase bien. Debe estar loco el que diga que el equipo no salió al ataque con cuatro delanteros', comenta al respecto.

También habla Jiménez de Luis Fabiano, concentrado con Brasil, y la posibilidad de que no llegue en condiciones al partido del sábado frente al Zaragoza. 'Estoy preocupado por el hecho de que llegue el viernes. Lo preocupante es cómo llegará teniendo en cuenta que además Kanouté no estará', lamenta.

José Carlos, De Mul y Chevantón fueron también nombres propios de la rueda de prensa con la que el entrenador despidió ayer la semana de trabajo. Así, del canterano, que ha realizado la pretemporada con el primer equipo ahora ha vuelto al Sevilla Atlético, dice que es 'un jugador más de la primera plantilla, de una proyección increíble y gran calidad'. 'He demostrado que confío en él. Cuando no esté con el primer equipo, tendrá que fortalecer al filial', explica.

En cuanto al futuro de Tom de Mul, que podría marcharse al Deportivo de La Coruña aprovechando el resquicio del caso Lafita, comenta que su hipotética marcha al club gallego 'demostraría por qué lo fichó el Sevilla'. 'Es un grandísimo futbolista que tiene ficha, como Chevantón, dorsal, y es alineable. Ahora, ambos tendrán que competir por un sitio en el equipo, en la convocatoria o por ganarse la confianza del entrenador en cada sesión de trabajo', concluye Jiménez.

  • 1