sábado, 20 abril 2019
07:00
, última actualización
Cultura

Manolo Sanlúcar mezcla flamenco y pintura como tributo a Ressendi

El compositor y guitarrista Manolo Sanlúcar ha presentado hoy su nueva obra "La voz del color", un tributo al pintor sevillano Baldomero Romero Ressendi, que incluye una mezcla de música flamenca y pintura con motivo de la XV Bienal de Flamenco de Sevilla que este año está dedicada a su figura.

el 15 sep 2009 / 12:00 h.

El compositor y guitarrista Manolo Sanlúcar ha presentado hoy su nueva obra "La voz del color", un tributo al pintor sevillano Baldomero Romero Ressendi, que incluye una mezcla de música flamenca y pintura con motivo de la XV Bienal de Flamenco de Sevilla que este año está dedicada a su figura.

El espectáculo, que se estrenará mañana en el marco de la Bienal de Flamenco de Sevilla, se compone de un concierto para dos guitarras -Manolo Sanlúcar y David Carmona, de quien Sanlúcar ha asegurado que es su "heredero"-, y voz y percusión acompañados con cuadros de Ressendi como "Los condenados", "La danza de los Pavos", "La piedad" o "El papa negro".

"Va a ser un espectáculo integral donde vamos a conocer la esencia de la creación del autor, lo cual no es lo habitual", ha declarado Sanlúcar durante la presentación de su espectáculo, donde ha hablado del pintor y de la "especial motivación" que le produjo cuando conoció su obra cuando tenía 20 años.

"Desde aquel momento estuve pendiente de manifestar todo aquel sentimiento que la pintura misteriosa de Ressendi me produjo a través de mi música", ha añadido Sanlúcar, quien también ha dicho que el pintor fue un hombre "polémico, que mostró una imagen externa distinta a su interior, ya que no fue adicto al régimen de Franco tal y como muchos creyeron", y ha lamentado que por estos motivos nunca se le ha dado "el valor que realmente tiene".

Con este espectáculo el compositor ha querido "ayudar a que se conozca a Ressendi, un gran andaluz y artista que mientras que otros pintores se han dedicado a complacer, él se dedicó a retar y se retaba a sí mismo", y ha añadido que el pintor "tenía la gracia y desgracia de todo genio, que no saben copiar y cuando aprenden algo lo hacen suyo".

En cuanto al tributo que le rinde con su espectáculo ha declarado que le hubiera resultado "más fácil o habría recibido más muestras de gratificación" si hubiera recurrido a otros pintores en lugar de él, y ha asegurado que algún día Ressendi "tendrá el reconocimiento que se merece".

Sanlúcar ha dicho que a los artistas a veces se les hace "una ficha que no corresponde con la realidad", y ha explicado que lleva casi 51 años de carrera profesional, sin embargo la gente tiene una imagen sobre él de hombre "rigurosamente serio y rígido, y todo el mundo ignora que lo que más me gusta en el mundo es reírme".

"No cambiaría una noche de risas y gracia por un concierto de Beethoven", ha comentado el artista, lo que ocurre es que "yo me río fuera de las horas de trabajo, algo quizás poco estimado en nuestra cultura", ha puntualizado.

Sanlúcar ha lamentado que el flamenco no está en los conservatorios pero es "tan grande como los demás estilos musicales aunque aún no se haya documentado como se ha hecho con el jazz por ejemplo", a lo que ha agregado que esto lo motiva para "luchar" para que se reconozca la música como el flamenco "con el análisis y no sólo con la emoción".

La actual edición de la Bienal de Flamenco ha sido dedicada a la figura de Manolo Sanlúcar, que ha coincidido con sus cincuenta años de trayectoria artística y profesional, y ha sido la primera vez que se dedica el evento a un artista.

Manolo Sanlúcar obtuvo el Premio Nacional de Guitarra de la Cátedra de Flamencología de Jerez en 1972, y del Concurso nacional de Córdoba en 1974, es miembro de la Real Academia de las Bellas Artes de Cádiz desde 1997, posee el Premio Nacional de Música que ganó en 2000, y ha participado en las películas Sevillanas, Flamenco e Iberia del director Carlos Saura.

  • 1