Cofradías

Manolo Santiago vuelve a su barrio

El Ayuntamiento rotulará una calle con el nombre del recordado capataz en el barrio de Santa Catalina, junto a Los Terceros.

el 29 feb 2012 / 20:51 h.

Manolo Santiago, mandando el paso de La Resurrección en la plaza del Salvador camino de la calle Cuna.
El capataz Manolo Santiago vuelve a su barrio de Santa Catalina, y lo hace para siempre. Allí, a pocos metros de donde nació, donde jugaba a las cofradías con sus amigos del barrio, donde salió por primera vez de nazareno con la túnica de La Exaltación y también donde por vez primero se puso el costal tendrá una calle rotulada con el nombre de Capataz Manuel Santiago.

Así lo anunció ayer el Ayuntamiento de Sevilla, que concretó que la vía irá desde el tramo de calle que va desde la plaza de Los Terceros hasta la esquina con Gerona, en el lado de los números pares, y hasta la esquina con la calle Santa Catalina en los impares. Tras conocer la noticia, su hijo y continuador de la saga de capataces, Antonio Santiago, agradeció profundamente el empeño del consistorio sevillano en dedicar una calle a su padre, al que definió como "un sevillano de pro con el que daba gusto pasear por las calles de la ciudad". Y de su faceta como capataz, aseguró que "sabía tocar a la perfección el alma y la fibra de los hombres de abajo".

Manolo Santiago, nacido en 1930 y fallecido en 1997, comenzó a relacionarse con el mundo del martillo de la mano de su padre, que tenía como amigos a capataces de la talla de los Ariza, Bajarano o los Franco. Con este último, además, se estrenó como costalero en La Exaltación a espaldas de su padre. "En aquellos tiempos todos eran profesionales y mi abuelo no quería que mi padre saliera con ellos de costalero", recuerda su hijo Antonio.
Probablemente, por este motivo, Manolo Santiago quedará para siempre en el recuerdo del mundo del costal como el impulsor de las cuadrillas de hermanos costaleros, hoy tan habituales y hace unas décadas algo casi impensable. Fue en 1971 en la hermandad de Los Estudiantes. Junto a Salvador Dorado El Penitente, formaron la primera cuadrilla con hombres de la hermandad, un hecho que creó escuela y poco a poco se fue extendiendo por el resto de cofradías sevillanas. Ante la fuerza que tomaron los hermanos costaleros, Santiago fue reclamado para numerosas hermandades y entre otras, llevó los pasos de La Resurrección, Cristo de Burgos, La Paz, La Exaltación, los Javieres, y fuera de Sevilla la Asunción de Cantillana.

Aunque la rotulación de la calle en su memoria no tiene aún fecha definitiva, el consistorio hispalense explicó que la petición partió de su hijo Antonio y fue secundada por el Consejo de Hermandades y por diversas asociaciones y tertulias cofrades. Tras aprobarse en la junta del distrito Casco Antiguo, la propuesta será elevada al Pleno municipal del próximo mes de marzo para que sea aprobada definitivamente y se pueda inaugurar antes de que arranque la próxima Semana Santa.

  • 1