Local

Manos Limpias tiene a Garzón en el punto de mira desde hace 12 años

Las denuncias de Manos Limpias contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, cuya actuación en el caso de las desapariciones durante el franquismo investigará el Tribunal Supremo tras admitir a trámite una querella del sindicato ultraderechista, se remontan a 1997.

el 16 sep 2009 / 03:28 h.

TAGS:

Las denuncias de Manos Limpias contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, cuya actuación en el caso de las desapariciones durante el franquismo investigará el Tribunal Supremo tras admitir a trámite una querella del sindicato ultraderechista, se remontan a 1997.

Según recoge la página web de Manos Limpias, el 24 de octubre de ese año el sindicato -que no tiene representación en ningún centro de trabajo y cuyo secretario general es el ex dirigente de Fuerza Nueva Miguel Bernad- denunció a Garzón ante la sala tercera del Tribunal Supremo "por prevaricación y usurpación de atribuciones". Dos años después, el 8 de septiembre de 1999, Manos Limpias denunció al magistrado ante la comisión disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por dilación en la tramitación de las investigaciones sobre las irregularidades en la Expo 92.

En el año 2000, el sindicato volvió a denunciar a Garzón, esta vez ante la Fiscalía de la Audiencia Nacional, por la filtración del informe médico del dictador chileno Augusto Pinochet. A éstas, y siempre sin éxito, le siguieron otras denuncias por no abstenerse en la investigación sobre los GAL y los fondos reservados y, ya en 2003, por participar en una concentración contra la guerra de Irak "estando de guardia en la Audiencia".

Sólo en un mes, octubre de 2006, Manos Limpias presentó una querella y tres denuncias contra Garzón por su actuación en el caso de los peritos policiales que relacionaron en un informe el 11-M con ETA y en la investigación del supuesto "chivatazo" que permitió a miembros de esta banda eludir una operación contra su aparato de extorsión.

En diciembre de ese mismo año, el sindicato denunció al juez por "ensalzar" al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; y un mes después por entrevistarle en el marco de un seminario sobre los derechos y la justicia en Iberoamérica. Garzón también entrevistó al ex presidente Felipe González en ese seminario y también fue denunciado por ello por Manos Limpias ante el CGPJ en marzo de 2007.

La última actuación del sindicato contra el magistrado, por declararse competente para investigar las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo, tuvo un primer intento fallido en octubre de 2008, cuando presentó una denuncia que no fue admitida por el Supremo porque los procedimientos penales contra los jueces deben iniciarse con una querella. Subsanado ese defecto, la querella fue interpuesta el pasado 26 de enero y admitida el miércoles a trámite.

Los abogados defensores de la causa de la Memoria Histórica consideraron ayer que la querella presentada contra Garzón carece de todo fundamento, por lo que pidieron al alto tribunal que corrija su decisión. Un grupo de abogados suscribió un comunicado en el que consideran que la querella pretende que se olviden los hechos cometidos por la dictadura franquista y "atacar" la actuación de Garzón "con el propósito de socavar su independencia, su prestigio y su propia labor jurisdiccional". A este respecto, el presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes, recibió "con preocupación lógica" la decisión del Supremo, aunque destacó que el estar imputado "no conlleva un pronunciamiento expreso de indicios de culpabilidad".

Mientras tanto, Mariano Ra- joy, el líder del PP, el único partido que se congratuló de la imputación, dijo ayer que "todos somos iguales ante la ley".

  • 1