Local

Manos Limpias ve "muchas posibilidades" de que la Infanta se siente en el banquillo

Así, podría enfrentarse a hasta un máximo de 10 años de cárcel, aunque ha reconocido que esa pena sería "un tope al que no se suele llegar".

el 07 nov 2014 / 13:40 h.

TAGS:

La abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete, que ejerce la  acusación popular en el 'caso Urdangarin', cree que hay "muchas  posibilidades" de que la Infanta Cristina se siente en el banquillo,  pero quiere esperar a ver el auto de la Audiencia de Baleares que le  imputa dos delitos fiscales y le retira la acusación de blanqueo de  capitales. López Negrete se ha expresado así en un debate en La Sexta  recogido por Europa Press en el que ha precisado que si el auto no  habla de la posibilidad de aplicar la 'doctrina Botín' ni la  'doctrina Atutxa' su organización presentará escrito de acusación y  quien decidirá si se le abre juicio oral no es la Audiencia, sino el  juez de instrucción, José Castro. La 'doctrina Botín' del Tribunal Supremo establece que no se abre  juicio si no hay acusación de la fiscalía ni de la acusación  particular, sólo de la popular. En cambio, la 'doctrina Atutxa' la  matiza precisando que en algunos casos no puede haber acusación  popular, porque el delito no se dirige contra intereses concretos  sino colectivos, y entonces puede prosperar la acción popular. Para  López Negrete, este no es un caso de un delito contra un interés  particular, sino de uno general, la Hacienda Pública. López Negrete también ha dejado claro que, a la espera de leer el  texto con detalle, no comparte que se haya retirado a la Infanta la  imputación por un delito de blanqueo, porque entiende, según la  jurisprudencia del Supremo, "que el delito fiscal previo es un delito  para cometer el de blanqueo". La abogada también ha precisado que el delito de blanqueo se  castiga con una pena máxima de seis años de prisión, mientras que los  delitos fiscales tienen un máximo de cinco y la Infanta está acusada  de dos. Así, podría enfrentarse a hasta un máximo de 10 años de  cárcel, aunque ha reconocido que esa pena sería "un tope al que no se  suele llegar".

  • 1