Local

Manu Martín retrata la identidad de su comarca

De la mano del cineasta Manu Marín, la idiosincracia de Los Alcores forma parte hoy del mundo de internet, con creaciones audiovisuales con el humor inteligente como bandera. Él y su grupo Beta conforman una nueva identidad creativa en la comarca.

el 14 sep 2009 / 21:09 h.

TAGS:

De la mano del cineasta Manu Marín, la idiosincracia de Los Alcores forma parte hoy del mundo de internet, con creaciones audiovisuales con el humor inteligente como bandera. Él y su grupo Beta conforman una nueva identidad creativa en la comarca.

El grupo Beta de Mairena del Alcor, soporte técnico y humano que envuelve al director de cine Manu Marín, sigue incesante generando no pocas producciones como revulsivo de la comarca de Los Alcores, primer campo geográfico de su acción. Son ya centenares de miles de internautas los que se ríen y sienten con una obra que empieza a tener peso.

La popularidad llamó a las puertas de la factoría hace aproximadamente un año con el éxito del vídeo Supermairenero, una sátira bienintencionada del joven prototípico del pueblo, pirrado por ir a la última rindiendo culto a su imagen.

Pero, en realidad, el tiro de Manu Marín es mucho más largo. Es de los que aspira a hacer cine desde Andalucía, su pueblo. Por eso, tras un periplo formativo de siete años en Madrid y Londres, se reinstaló en su pueblo hace un par de años, habiendo conseguido como primer efecto contagiar de su amor por el séptimo arte a muchos jóvenes.

Beta no para de crecer y el portal www.youtube.com es su plataforma de difusión. Y se suceden los vídeos: tras el Supermairenero vino Vaya cadena, una parodia no exenta de crítica hacia el fenómeno cani. En ambos casos, su actor fetiche fue Alberto Díaz, amigo desde la infancia y uno de los máximos impulsores del grupo.

Con su participación, acaba de estrenarse la nueva entrega de la serie: el vídeo de El Viso del Alcor, con el que se sacan la espina de no haber criticado hasta ahora algunos comportamientos del paisanaje de ese pueblo. Para la ocasión, un despliegue por todo lo alto, incluyendo emuladores de los Blues Brothers y a Parguera, todo un personaje del pueblo y protagonista de miles de hazañas, surrealistas en algunos casos.

El cantante visueño Nolasco aporta su canción Las cosas pequeñitas para la cinta, donde aborda los hitos e iconos visueños: su romería, sus personajes, sus gustos culinarios (por el menudo, por ejemplo), o su amor por lugares como el Parque de la Muela, La Recovera y la Piedra del Gallo.

Y no es esa la primera colaboración con el cantautor, con el que Manu Marín se adentró en el mundo del videoclip elaborando el soporte de promoción de su nueva canción, Recuerdos de mi río, recién estrenado en Tomares.

Este director de cine se inició en 1998 junto al colectivo Zemos, marchando posteriormente a Madrid, donde cursó estudios en el Taller de Arte Imaginario (TAI), recibiendo lecciones del director Daniel Calparsoro, Emilio Ruiz, el director artístico Wolfgang Burman (Remando al viento, Réquiem por Granada), o la guionista de televisión Eva Lesmes. El mundo de la producción tampoco le fue ajeno en este periplo, en rodajes de cintas de Alejandro Amenábar, Manuel Martín Cuenca o Chicho Ibáñez Serrador, entre otros.

  • 1