Local

Manuel Vacas: «El matrimonio con amor es de reciente invención»

Este joven Licenciado en Historia ha publicado el primer caso de maltrato de una mujer contra su marido: ocurrió en el siglo XVIII en Écija.

el 14 sep 2009 / 20:40 h.

TAGS:

-Ha documentado usted el que puede ser el caso más antiguo de violencia en el hogar.

-Es posible. Y se da el caso curioso de que no se denuncian malos tratos de un hombre contra una mujer, sino que es al revés: un hombre dice que su mujer le maltrata, que le hace la vida imposible y hasta ha tratado de asesinarle.

-¿Cómo es la historia?

-En 1779 tiene lugar una leva de vagos de las que se hacían periodicamente para sacar a los vagabundos de las calles y destinarlos a la guerra o a construir barcos en los arsenales. Uno de los siete u ocho detenidos en Écija es Miguel Delgado, que se defiende diciendo que él tiene empleo, que es zapatero, que vive de su oficio, pero que su mujer le espanta a la clientela "porque tiene un genio acre".

-Pero eso no es maltrato doméstico, ¿no?

-Una cosa lleva a la otra: el zapatero se defiende de la acusación de vago acusando a su vez a su mujer, María de Lucena. Se abre otro proceso y sale a la luz que el matrimonio no hacía vida en común, que el zapatero vive en casa de sus padres porque su mujer le echa de casa... Y se destapa un caso de agresión que denuncia el tal Miguel Delgado: su mujer no sólo tiene mal genio, sino que protagonizan frecuentes peleas e incluso ella ha intentado acuchillarlo mientras dormía.

-¿Todo eso está historicamente documentado?

-Las declaraciones del zapatero y su mujer y los testigos están en el Archivo Municipal de Écija. Pero no sabemos cómo termina la historia, porque en el momento en que la demanda pasa de ser una acusación por vagabundeo a un proceso de divorcio, legalmente pasa a depender de los tribunales eclesiásticos y toda la documentación siguiente debe estar en los archivos de la iglesia.

-Así que nos quedamos sin saber cómo terminó la historia.

-Bueno, más allá de la anécdota de que nos encontramos con una mujer que, presuntamente, malrata a su marido, hoy datos muy interesantes sobre el siglo XVIII.

-¿Por ejemplo?

-María de Lucena aprovecha lo ambiguo del término para acusar de vago a su marido. Vago era alguien sin oficio, pero también los bebedores, los asiduos a las casas de prostitutas, los jugadores e incluso los gaiteros o saltimbanquis.

-O sea, que muy pocos se libraban de las levas, ¿no?

-No sólo eso. Como además el poceso se llevaba a cabo desde el punto de vista masculino, la mentalidad de la época señala a la mujer como "rara y al margen". Su propio marido declara que se ha ido a vivir a casa de su hermana porque su mujer es derrochadora y no se ocupa de "las cosas del hogar": no atiende "a los cuidados de lavar y guisar", dice el zapatero.

-Bueno, ese machismo no es extraño y es una mentalidad que sigue vigente ¿no?

-Exactamente. La sentencia que zanja el caso es ejemplar: a la mujer se le dice que se quede en casa ocupada en las labores que se consideran propias de su sexo; y al hombre se le condena a que garantice el sustento de su mujer.

-¿Hay datos de más casos como este?

-No debió ser frecuente un hombre maltratado por su mujer, aunque conflictos así debieron existir. El matrimonio con amor es algo de muy reciente invención.

  • 1