Cultura

Manzanares, Perera y Cayetano, protagonistas de la Goyesca

Aunque Antonio Ordóñez no fue su creador, la corrida goyesca no se podría entender sin su espíritu; ese alma que le otorgó continuidad y la dotó de la personalidad con la que ha sobrevivido al propio maestro de Ronda.

el 16 sep 2009 / 08:10 h.

Aunque Antonio Ordóñez no fue su creador, la corrida goyesca no se podría entender sin su espíritu; ese alma que le otorgó continuidad y la dotó de la personalidad con la que ha sobrevivido al propio maestro de Ronda.

Este mito del toreo supo convertir el evento en una peregrinación anual hasta los bordes del Tajo de tantas y tantas gentes de todas las tierras del toro. Fueron todos esos aficionados que siguieron acudiendo a la cuna del Niño de la Palma los que consagraron el evento como una cita sagrada a pesar de la retirada del maestro primero, de su muerte después.

Es el mismo espíritu que ha heredado su nieto Francisco Rivera Ordóñez, que también sucedió a su abuelo al frente de la empresa que gestiona la plaza de la Real Maestranza de Ronda, uno de los escenarios fundamentales en los que se sientan las bases de la lidia a pie a finales del siglo XVIII. Más allá de aquellos carpinteros de ribera metidos a matatoros -la dinastía de los Romero- , la goyesca de Ronda reverdece en pleno siglo XXI al convertirse en el escenario del encuentro del presente y el futuro de la fiesta bajo el arbitraje de la dinastía Rivera Ordóñez, encargada de su mantenimiento, también del protagonismo en el ruedo aunque en esta ocasión Francisco ha preferido ceñirse a su papel de empresario y no vestir el traje goyesco para hacer el paseíllo en el inmenso ruedo de la Maestranza serrana.

El que sí estará presente es su hermano Cayetano, al que un inoportuno percance el pasado año en Palencia privó de actuar en la que iba a ser su tercera goyesca. En Ronda había tomado la alternativa en 2006 y en el mismo escenario, templo iniciático de la dinastía, se vistió por primera vez de luces junto a Espartaco y su hermano Francisco para iniciar su tardía andadura por los ruedos.

Para los amantes de la anécdota, Cayetano estrenará el vestido goyesco diseñado por Giorgio Armani -y confeccionado en la sastrería taurina de Santos- que el pasado año quedó colgado en los armarios del matador. Entonces no lo pudo usar debido a la grave cogida que sufrió tres días antes de la cita en la plaza de toros de Palencia. Se trata de un diseño de época, en un tono entre gris y beige, que combina la alta costura con el tradicional vestido de luces, con bordados y dibujos diseñados por el conocido modisto italiano. Además, el diestro

El cartel está encabezado por José María Manzanares, que el pasado año se miró en el mejor espejo de Antonio Ordóñez para convertirse en el intérprete más artístico de una corrida en la que también se desbordó la entrega desmedida y el poderío de Miguel Ángel Perera, número uno de la campaña 2008. En el plano estrictamente taurino, ellos son los principales actores de este acontecimiento que volverá a convertirse en una peregrinación de los ordoñistas de toda la geografía del toro hasta la meca rondeña.

La vuelta de ventura. La tradicional feria de Pedro Romero se remata con el festejo rondeño de rejones que volverá a contar con el jinete luso-sevillano Diego Ventura después de la encerrona en solitario que protagonizó en el mismo ruedo. Ventura estará acompañado del jerezano Antonio Domecq y el joven extremeño Leonardo Hernández para lidiar toros de Benítez Cubero.

Del resto festejos de este fin de semana destaca la reapareción por un día del veterano diestro gaditano Francisco Ruiz Miguel, que se vestirá de luces en la plaza de piedra de Villaluenga del Rosario para conmemorar sus 40 años de alternativa.

  • 1