Local

Manzanas y peras en el parque

Cuando Ana Botella dijo, a propósito de las bodas homosexuales, que no se podían mezclar manzanas y peras, estaba intentando llevarse el gato a su agua con la regla más simple de las matemáticas: no se pueden sumar objetos distintos.

el 15 sep 2009 / 23:43 h.

Cuando Ana Botella dijo, a propósito de las bodas homosexuales, que no se podían mezclar manzanas y peras, estaba intentando llevarse el gato a su agua con la regla más simple de las matemáticas: no se pueden sumar objetos distintos. Algo parecido, pero ya sin sofismas en la argumentación, va a suceder cada vez que se trate de restaurar y mantener la Plaza de España: las cosas seguirán como están porque no se pueden sumar guardias civiles, funcionarios varios y soldados de guardia con carritos de poneys y barcas de recreo en un lago artificial para que salga como resultado un parque.

Budapest tiene, al final de la gran avenida que cruza el Pest, un parque parecido al de María Luisa en cuya entrada se abre la plaza de Varosliget, también con arquitectura historicista y de dimensiones similares a nuestra Plaza de España. La diferencia más notable es que, más o menos donde aquí están las dos torres que albergan dependencias administrativas, allí hay dos museos, y que el resto del lugar también está copado por cosas relacionadas con la naturaleza. Es obvio que el vandalismo existe, pero no lo es menos que suele incrementarse cuando el destino de los inmuebles se distorsiona.

El punto de partida para su conservación es devolver al conjunto su destino original y ponerlo bajo la tutela de su administración natural, la del gobierno de la ciudad que, legislatura tras legislatura y sean cuales sean los partidos a su frente, se gasta inútilmente el dinero sin que, por otra parte, entidades conservacionistas que se movilizan con plataformas por todo cuanto atañe al patrimonio urbano muevan un dedo para que uno de nuestros enclaves más emblemáticos pase a pertenecer a la ciudadanía de Sevilla como el resto del Parque de María Luisa. Ambos sí puede sumarse; no son peras y manzanas.

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1