Deportes

Manzano, un entrenador muy de casa

Manzano cuenta con un porcentaje de victorias como local superior al 50%.

el 01 oct 2010 / 20:27 h.

Gregorio Manzano debutará mañana como entrenador del Sevilla y en el Ramón Sánchez Pizjuán. Ya lo hizo en el banquillo nervionense en Dortmund y con un importante triunfo, pero ahora tendrá que pasar su primera reválida como local. En cualquier caso, no debe de andar temeroso el entrenador jiennense, pues en su trayectoria ha demostrado que los encuentros que sus equipos disputan en casa acaban con buenos resultados.

Quizás la prueba más evidente la ofreciera el de Jaén la pasada campaña en el Real Mallorca. Hizo del entonces Ono Estadi, ahora Iberostar, una auténtica fortaleza, y en Palma sumó ni más ni menos que 46 puntos, distribuidos en 15 victorias y un empate. Sólo cayó como local en tres encuentros, ante el Real Madrid, ante el Barcelona y, curiosamente, ante el Sevilla.

Quizás no de forma tan espectacular, pero sí continuada los equipos de Gregorio Manzano se han caracterizado por ser buenos locales. Por ejemplo, en la campaña 2003/04, al frente del Atlético de Madrid, firmó otros números muy positivos en el Vicente Calderón, donde ganó 11 encuentros, empató cinco y perdió tan sólo tres. También en el Rayo Vallecano, en la temporada 2001/02, contabilizó 11 victorias, tres empates y tres derrotas. En este caso disputó 17 partidos como local, ya que se incorporó al conjunto madrileño en la jornada sexta del campeonato.

Hasta en el Valladolid, en el curso 1999/00, se hizo fuerte en casa, aunque de forma más relativa. En ese caso sus registros fueron de 11 partidos ganados, tres empates y cinco derrotas. En cualquier caso, 36 puntos sumados en casa, que para un equipo discreto como el pucelano bien garantizan la permanencia.

De hecho, supervisando el historia de Goyo Manzano como entrenador de Primera división, en sus 174 partidos como local contabiliza 88 victorias, 40 empates y 42 derrotas, lo que arroja un balance de un 53% de triunfos, un 23% de empates y un 24% de derrotas. Los guarismos suponen un mayor mérito si se tiene en cuenta que, salvo el Atlético de Madrid, ninguno de los equipos a los que ha dirigido era de primer orden o considerado un ‘grande’ de la Liga.

No le vendría mal al Sevilla recobrar la seguridad y la confianza en el estadio Sánchez Pizjuán, donde esta temporada sólo ha ganado un encuentro de los cinco que ha disputado, ante el Barcelona en la ida de la Supercopa. En el resto, ante el Sporting de Braga (3-4), ante el Deportivo de La Coruña (0-0), el PSG (0-1) y el Racing (1-1) ha fracasado.

PAPELES CAMBIADOS. El estreno de Gregorio Manzano mañana ante el Atlético de Madrid no deja de tener su curiosa anécdota. El profesor de Educación Física debutó en el verano de hace siete años en el conjunto colchonero precisamente en el mismo lugar, en el Sánchez Pizjuán, aunque evidentemente en el banquillo contrario. Entonces en su debut cayó por 1-0 ante el Sevilla. Luego en el encuentro de vuelta igualaría la balanza con un 2-1 a favor de los madrileños. Pero el caso es que durante toda la temporada mantuvo una intensa lucha por los puestos europeos con el equipo nervionense, entrenado por Joaquín Caparrós. Aquella batalla de poder a poder acabó cayendo del lado del Sevilla, que se clasificó para la Copa de la UEFA con un gol de Julio Baptista en la última jornada ante Osasuna que dejaba séptimo al Atlético de Madrid. El equipo capitalino no logró su objetivo de jugar una competición europea y Gregorio Manzano acabó siendo destituido al final de esa misma campaña.

  • 1