domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización
Deportes

Maquinaria Champions

El Sevilla cuenta con el mayor presupuesto de ingresos de toda su historia y uno de los más altos de gastos en su intento de alcanzar la máxima competición europea. Las bases –y las velas– están ya puestas, pero no garantizan nada.

el 29 dic 2014 / 11:56 h.

SEVILLA FC 14-15 Junta General de Accionistas del Sevilla. Foto: Manuel Gómez. El fútbol, la vida, se mueve por los sueños y el del Sevilla está claro: disputar la Liga de Campeones. A lo largo de su historia, el conjunto nervionense se ha clasificado para la máxima competición continental a nivel de clubes en tres ocasiones, aunque sólo en dos de ellas logró acceder a la fase de grupos; en la otra, cayó en la ronda previa (Braga) y vio cómo su sueño se desvanecía. Ahora, el club engrasa su maquinaria para volver a vivirlo. La bonanza deportiva y la económica caminan de la mano. A la conquista, el pasado mes de mayo, de un nuevo título europeo se unen los números presentados en la Junta General de Accionistas del pasado día 22. El presupuesto para la  campaña en curso (2014/15) se eleva hasta los 108,5 millones de euros en ingresos y 99,7 de gastos, lo que anuncia un nuevo superávit, en este caso de 8,8 millones. Se cumplen, paralelamente, los requisitos económicos exigidos por la Liga de Fútbol Profesional, de tal forma que esto incluso permite realizar incorporaciones en el mercado invernal, cuyas puertas están a punto de abrir. Esos 108,5 millones representan el mayor presupuesto de ingresos de toda la historia del club; el de gastos, uno de los más altos. Hasta ahora, el récord en cuanto a previsión de ingresos se estableció en la temporada 2010/11, cuando se elevó la cifra a 107,6, superando así los 105 de la 2008/09. Éstas son las tres únicas ocasiones en que se ha alcanzado/superado la barrera de los 100. Remontándonos en el tiempo, el Sevilla estaba a 30 de junio de 2002 “no sólo en situación técnica de disolución, sino incluso en quiebra técnica”, según la propia entidad. Por aquel entonces, el objetivo era salvar la categoría y mantenerse a flote. Desde el inicio de la era Del Nido, el presupuesto pasó de los 26,1 millones de su primera temporada (2002/03) a los 107,6 aprobados en la Junta General de Accionistas de diciembre de 2010. Traduciendo: experimentó un crecimiento de más de 80 millones en menos de una década. El presidente del Sevilla, José Castro, y José María del Nido Carrasco, anoche en la junta de accionistas del Sevilla. / Manuel Gómez El presidente del Sevilla, José Castro, y José María del Nido Carrasco, anoche en la junta de accionistas del Sevilla. / Manuel Gómez La escalada fue paralela a los éxitos deportivos, con una decena de partipaciones en competición europea y un bagaje que habla por sí solo:  dos títulos de campeón de la Copa de la UEFA, uno de la Europa League, dos de la Copa del Rey, una Supercopa de Europa y otra de España. Cinco de esos títulos llegaron con Juande Ramos en el banquillo, uno con Antonio Álvarez –no se puede olvidar a Manolo Jiménez en su logro– y uno con Unai Emery. Además, en Liga, el equipo fue tercero en 2007 y 2009, y cuarto en 2010. Un antes y un después Cuando el Sevilla logróclasificarse para la Liga de Campeones en la temporada 2006/07, las miras cambiaron. Aquel plantel de leyenda llegó a luchar incluso por el título liguero e hizo de la participación en el máximo torneo continental el gran objetivo del club. Entre los euros de la Champions y los obtenidos por venta de jugadores, el presupuesto superó la barrera de 100 millones (105 en la campaña 2008/09). Sin embargo, hubo un paso atrás, motivado por la participación del equipo en la máxima competición. Así, de los 105 millones de la 2008/09 se pasó a los 95,5 de la siguiente. No obstante, un nuevo éxito deportivo permitió otra clasificación para la Champions. El club elevó su presupuesto de ingresos a 107,6 millones (107,4 en gastos) sin contar su prematura eliminación en la ronda previa. Ese varapalo propició un cambio de panorama. Así, las cuentas en diciembre de 2011 arrojaron pérdidas de 2 millones. Se estableció un presupuesto de ingresos de 92, de los cuales tan sólo 15 eran por competiciones. Al adiós a la Champions se sumó un bajón deportivo que desembocaría en una sensible reducción presupuestaria (de 107,6 en la 2010/11 a 75 en la 2012/13). Hasta el ejercicio 2013/14, cuando se produjo un cambio de tendencia y pasó a 84. En Europa como sea Según un estudio de Futebol Finance, el club ingresó 27,9 millones entre 2009 y 2012 por jugar competiciones europeas. El  éxito deportivo ha sido indudable y en él ha tenido un papel clave el staff que comanda Monchi. No se pueden entender los éxitos ni la escalada presupuestaria sin su acierto, así como sin el respaldo de los gestores.

  • 1