jueves, 17 enero 2019
23:02
, última actualización
Cultura

Maravillada revelada

La Fundación Valentín de Madariaga acoge la exposición fotográfica ‘Perú. Martín Chambi-Castro Prieto’, una mirada doble y fascinante de este país más allá de los tópicos.

el 02 oct 2014 / 13:00 h.

TAGS:

Las fotografías del sudamericano se puede visitar en la fundación Valentín de Madariaga. / fotos: J.M.Paisano Las fotografías del sudamericano se puede visitar en la fundación Valentín de Madariaga. / fotos: J.M.Paisano La Fundación Valentín de Madariaga acoge desde ayer la que será sin duda la muestra fotográfica de la temporada en Sevilla, y tal vez la del año. Perú. Martín Chambi-Castro Prieto, compuesta por más de un centenar de fotografías, es una mirada doble y fascinante por este país sudamericano, que llega a la capital hispalense de la mano de DKV Seguros y el Consulado general del Perú en Sevilla, con Alejandro Castellote y Alicia Ventura como comisarios. Fue a comienzos del siglo pasado cuando el fotógrafo peruano Martín Chambi (Puno, 1891-1973) empezó a retratar la cotidianidad de su entorno con la mirada de un indígena de una pequeña aldea quechua. Muchas décadas más tarde, en 1978, estas instantáneas se exhibían en el MOMA de Nueva York, y en 1990 Juan Manuel Castro Prieto, fotógrafo y positivador español, recibe el encargo de organizar una gran exposición sobre Chambi en España. A partir de esa experiencia, el madrileño se propone seguir al lejano maestro, «metiéndome en la piel de Chambi, visitando los mismos lugares y tomando imágenes con la misma cámara de madera, con su fuelle y su trapo negro, como entonces», recuerda. «Obviamente no pretendía ponerme al mismo nivel, sino rendirle un homenaje a él y al Perú». Castro Prieto se decantó por el color «para diferenciar claramente mi trabajo del suyo, y ver qué cambios ha habido allí en 80 años, así como comprobar cómo ha cambiado la visión del fotógrafo desde entonces», añade. Un visitante observa una de las fotografías de la muestra. Un visitante observa una de las fotografías de la muestra. El resultado es un diálogo asombroso a través del tiempo, un impecable ejercicio de antropología, sociología e historia de una altura artística que en la inauguración de ayer dejó boquiabierto a más de un visitante. Pero, ¿qué hace tan especial a Martín Chambi? Castro Prieto ensaya una respuesta: «Es uno de los grandes de la historia de la fotografía. Un hombre que, partiendo de la mayor humildad, desde un pueblo perdido de los Andes, llega por su talento y su tesón a lo más alto de este arte». «Sus fotos tienen algo especial», prosigue Castro Prieto. «Sus personajes parecen irradiar luz, los rostros salen del fondo y se destacan de la naturaleza de una forma única. Por un lado, sabía muy bien cómo colocarse, escoge el encuadre perfecto, trabajaba en las mejores horas del día, y por otro poseía una técnica de laboratorio excepcional. Aplicaba sustancias sobre el negativo para rebajar tonos o resaltar lo que le interesaba. Hoy con el photoshop parece fácil, pero podemos imaginar cómo sería en aquella época, trabajando directamente sobre el negativo», agrega, al tiempo que lo destaca como retratista excepcional: «Podría fotografiar a cien personas, y si las separamos obtenemos de cada una de ellas un retrato extraordinario». Por otro lado, las cámaras antiguas permitían elegir el plano de enfoque, de tal manera que en la obra de Martín Chambi vemos efectos que nos parecen dificilísimos de lograr y al mismo tiempo de una absoluta modernidad. Pero hay algo más, y es la actitud del artista ante sus modelos. Como recordó en la presentación el cónsul del Perú en Sevilla, Javier Sánchez-Checa Salazar, «Chambi fue el primero que retrató a los indígenas con la misma dignidad que se reservaba a las élites». «Estas dos visiones, que aunque separadas en el tiempo se conjugan para mostrarnos lo cambiante y lo inmutable, es un modo no solo de mostrar la imagen de nuestro país, sino también de promover el conocimiento y reconocimiento de personas destacadas». El público acude a una visita por la exposición. El público acude a una visita por la exposición. Cabe recordar que no es la primera vez que la obra de Martín Chambi se exhibe en Sevilla. Tras la gran muestra que la fundación Telefónica le dedicó en 2006 en Madrid, su obra pudo verse en la Casa de la Provincia en 2007. Esta nueva colección, con las incorporaciones de Castro Prieto, estará abierta al público hasta el 4 de enero de 2015, en horario de lunes de 10.00 a 14.00, martes a viernes de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00, y sábados y domingos de 10.30 a 14.30 horas.

  • 1