Cofradías

Marcando el paso con ritmo de mujer

Conchi se va a convertir en la primera mujer en la historia de la cofradía que ejerza de fiscal de paso.

el 31 mar 2010 / 21:53 h.

Conchi es la primera fiscal de paso de la hermandad.

No se lo esperaba para nada y todo le cogió por sorpresa, desprevenida. Tras el cabildo de oficiales del mes de enero en la Hermandad de la Esperanza de Triana, el hermano mayor y el diputado mayor se lo anunciaron: Conchi Tey sería esta Semana Santa fiscal del paso del Cristo de las Tres Caídas. Y la cuestión no es cualquier cosa: Conchi Tey será la primera fiscal de paso mujer de la historia de la cofradía.

"Estoy muy contenta y ahora un poco nerviosa por la responsabilidad, aunque, eso sí, esta hermandad ha hecho mucho en los últimos años por la participación y por fomentar el papel de la mujer", asegura Tey.

Conchi tiene 32 años y ya sabe lo que es tener responsabilidades en el gobierno de la hermandad: "Entré en 2006 con Adolfo Vela en la Junta de Oficiales y luego fui segunda secretaria de la hermandad", asegura.
Más tarde, en las elecciones de junio de 2009, en las que volvió a salir Adolfo Vela, Conchi Tey ocupó el cargo, que ostenta hasta la actualidad, de diputada de Caridad. Su unión con Triana es de todo corazón: "Aunque no vivo en el barrio -comenta- tanto mi Cristo como mi Virgen son mi orgullo, yo los quiero mucho".
Conchi recuerda cómo su familia ha tenido siempre a Triana en su corazón y en su alma. "Siempre hemos sido muy devotos, Triana nos ha gustado mucho y por eso hemos estado muy unidos a la hermandad. Cuando era pequeña recuerdo también que iba con mis padres los fines de semana a ver el Cristo de las Tres Caídas y la Virgen de la Esperanza en la capilla de los Marineros".

Esta devoción es la que ha hecho que Conchi se sienta "tan trianera como cualquiera que haya sido siempre de Triana".

Ahora, a pocos días de que salga a la calle la hermandad, Conchi siente los nervios y la responsabilidad de ser la primera fiscal de paso de la historia de la cofradía. Pero no va a ir a ciegas; ya ha pedido los primeros consejos para el recorrido.

"Lo he comentado con varios compañeros fiscales para que me puedan dar consejos, comentar situaciones que se puedan dar... es lógico tener cierto nerviosismo, todo el mundo lo tiene en estas situaciones, pero cuando llegue el momento me lo voy a tomar con tranquilidad, con serenidad". Conchi estará desde el suelo dirigiendo a su Cristo de Triana, al Señor de las Tres Caídas.

  • 1