Deportes

Marcelino: "Seguiremos siendo irregulares durante un tiempo"

El técnico del Sevilla reconoce que al equipo aún le queda mucho por mejorar, pero está contento con el rendimiento hasta ahora.

el 17 oct 2011 / 19:54 h.

Marcelino, observando el juego.

A nivel de resultados, el técnico del Sevilla, Marcelino García Toral, ha completado un inicio liguero inmaculado, en el que ha conseguido quince puntos, es cuarto en la clasificación y aún no ha sido vencido por ninguno de los rivales a los que se ha enfrentado. Hasta ahí bien, pero el asturiano manifestó en Canal Sur Radio que está convencido de que la imagen del equipo puede y debe mejorar, aunque avisa de que esto le llevará un tiempo pese a estar en el camino para conseguirlo.

El asturiano se mostró muy feliz con el inicio liguero del equipo que dirige. "A priori hubiera firmado este arranque, porque teníamos un calendario tremendamente complicado en el que jugamos con cuatro rivales directos y una salida muy difícil como la de Pamplona. En esta situación, con estos puntos, siendo solventes en casa con cuatro victorias y con una seguridad defensiva bastante importante, sumamos muchísimos datos para encontrarnos muy felices", confesó.

Dejando a un lado la frialdad de los números, Marcelino sí reconoció que espera que su equipo mejore en todos los aspectos, aunque esa mejoría total que se espera del Sevilla puede tardar en llegar, según dijo. "Nosotros analizamos los partidos y luego tratamos de buscar situaciones de trabajo para mejorar aquello que creemos conveniente. Creo que vamos a seguir siendo irregulares y nos va a llevar tiempo conseguir estar a tope. Hasta que seamos capaces de competir al máximo nivel los noventa minutos y todos los partidos, tiene que pasar un tiempo", concretó el entrenador blanquirrojo, que se escudó en el pasado del equipo para explicar el porqué de esas carencias que aún ve en el equipo.

CUESTIÓN DE HÁBITOS. "Queremos que el Sevilla haga durante el mayor tiempo posible un ataque y una defensa colectiva, pero para que eso llegue nos debemos plantear cuánto hace que el Sevilla no lo consigue". En este sentido, el preparador asturiano quiso dejar claro que no cree que el equipo tenga vicios adquiridos, pero sí unos automatismos difíciles de olvidar. "El equipo tiene hábitos competitivos como, por ejemplo, que los papeles de atacar o defender estaban asignados a unos u otros, lo que hacía que los partidos fueran muy abiertos y pudiese pasar cualquier cosa". Para solucionar eso, el de Careñes cree que el Sevilla tiene "que intentar controlar el balón el máximo tiempo posible, y si no tenemos el control del balón tenemos que tener el control del partido. Implantar eso de forma constante es difícil, porque jugando de aquella manera no se fracasó nunca", expresó.

Posteriormente, Marcelino pasó a analizar las dos facetas fundamentales del juego, valorando positivamente el trabajo defensivo. "Estamos consiguiendo defender de forma colectiva porque es más fácil y lleva menos tiempo, porque depende más de la actitud y predisposición de los jugadores. En el ataque son muchos más los factores a unir".

QUIERE UN DELANTERO. En otro orden de cosas, el técnico sevillista afirmó que su prioridad para el mercado invernal es que el Sevilla incorpore un delantero que complete la vanguardia de su corta plantilla, descartando a priori la llegada de otro jugador.

"En principio quiero un fichaje, pero en diciembre a lo mejor digo otra cosa. Ahora creo que lo que nos hace falta es un jugador de un perfil y, en su momento, el club hizo una oferta de compra importante por un futbolista -Giovani dos Santos-. A partir de ahí teníamos algunas opciones que nos limitaban en algunas situaciones de temporada y otras que no pensábamos que en la relación entre rendimiento y costo fuéramos a quedar satisfechos. Ahora yo tendré una parte importante en la decisión", aseveró el entrenador.

También abordó Marcelino la problemática de la portería, en la que Javi Varas se ha hecho con el puesto de titular en Liga mientras que Palop lo será en el Torneo del KO. "Palop va a jugar la Copa del Rey hasta el final, porque yo no falto a mi palabra y Andrés está teniendo un comportamiento increíble. Hemos tomado esa decisión intentando ser lo menos injustos posible, que no quiere decir que hayamos sido justos. Eso sí, pactamos una serie de condiciones y en el momento en que a cualquier jugador se le pida una cosa y haga caso omiso se le hará saber, y si no modifica su actitud le afectará".

LA MARCHA DE RODRI. Aunque en principio se creyó que Marcelino daría mucha cancha a los canteranos que tan buenas campañas han realizado en el Sevilla Atlético, de momento no ha sido así, aunque el asturiano quiso explicar ayer su postura sobre los componentes de esta generación que no está gozando de oportunidades. "Rodri se marchó porque creíamos que necesitábamos otro tipo de jugador para dar un plus a esa demarcación, pero el hecho de no haber incorporado a un futbolista no podemos decir que nos hemos equivocado por dejarle salir", explicó sobre este extremo.

ERRORES PROPIOS. Sí quiso incidir en que ve que Gómez Campaña es una promesa en ciernes, demostrando que es el canterano en el que más confía. "Si todo transcurre con normalidad Campaña va a ser un grandísimo futbolista y si no juega más, posiblemente sea por un error mío", reconoció. En cuanto al resto, Marcelino cree que "hay que esperar un proceso". "Los otros tienen que mejorar en ciertos apartados de su juego para ser jugadores del actual Sevilla, con la exigencia que este club tiene". En este sentido, aseguró que el prometedor Luis Alberto "todavía tiene opciones para ser uno de ellos". 

ÁNIMOS PARA EL BÉTICO VADILLO. Marcelino también ha querido desear lo mejor para el futbolista verdiblanco, lesionado en el Bernabéu. "Esto sí que es una pena grande. Un chaval que empieza con toda la ilusión y en su primera aparición en un escenario tan grande, tenga este desenlace. Ojalá sean las mejores previsiones y que todo se quede en un gran susto. Que dentro de muy poco tiempo lo vemos jugar y ojalá lo podamos ver en el derbi", ha señalado el entrenador nervionense. 

  • 1