Deportes

Marcelino: técnico para rato y sin miedo a la exigencia

El Sevilla presenta a su nuevo técnico el objetivo de regresar a la Liga de Campeones, un reto que para nada asusta al asturiano, seguro de sí mismo. 

el 07 jun 2011 / 12:59 h.

Marcelino, observado por Del Nido.

Marcelino García Toral ejerce ya, oficialmente, como nuevo entrenador del Sevilla . El asturiano llega con la ilusión que supone dar el salto a "un grande" y sin miedo alguno a luchar por el objetivo que el club le ha marcado incluso antes de que su incorporación se hiciera oficial: volver a la Liga de Campeones ; y, además, como tercer clasificado. Nada de correr el riesgo de sufrir otro mal trago en la ronda previa.

"Capacidad y conocimientos, trabajo y seriedad y muchas dosis de ilusión han sido las circunstancias que nos han llevado a elegirle. Si hacemos un cocktail con esos cinco elementos, tenemos el éxito garantizado. Y eso es lo que queremos: que esta temporada y las venideras sean un éxito. Hemos tenido un abanico amplio para elegir, al igual que en la 2005/06. Un entrenador incómodo, cómodo... Si es incómodo, pues mejor, porque sus exigencias irán a favor del colectivo. Sus éxitos serán nuestros éxitos", dice José María del Nido al explicar las razones del fichaje.

"Monchi y yo estuvimos reunidos con él hace diez días durante siete horas. Ello, unido al dossier que la secretaría técnica tenía y al de un técnico que le vio entrenar los diez últimos días de competición, ha hecho que le elijamos. Creo que podemos tener entrenador para rato. Y tan convencido estoy de ello que su contrato es de una temporada con opción de ampliarlo otra más, y luego una tercera, si clasifica al equipo para la Champions. Es la primera vez que hago esto desde que llegué al cargo", dice el presidente, tras comprobar que, "excluyendo a Caparrós, pues ya estaba cuando yo llegué, es el técnico al que más ilusionado he visto con entrenar al Sevilla".

LA VALORACIÓN DE MONCHI. Por su parte, el subdirector general deportivo del club analiza así lo que supone el fichaje de Marcelino: "Es un entrenador metódico, riguroso, ordenado, que busca siempre el equilibrio en sus equipos. Más allá de esa ilusión que nos ha transmitido, esas características de trabajador y el hecho de haber visto cómo son sus equipos nos han hecho decidirnos por él. Es de los entrenadores que mejor disponen a sus equipos tácticamente".

Marcelino, en su alocución, ha reconocido que afronta "el proyecto más importante" de su carrera. "A nivel de repercusión, por ser un club grande y los objetivos por los que vamos a luchar, lo es. No sé si es el reto más difícil porque eso es algo que sólo el tiempo dirá. Aquello por lo que soñábamos cuando empezamos a entrenar se confirma hoy: venir a un grande que nos da la oportunidad de luchar por títulos, por meternos en la Champions", comentó durante su rueda de prensa, en la que evidenció tener una enorme confianza en sus propias posibilidades.

MARCELINO: "YO TAMBIÉN PRESIONO MUCHO" Marcelino, por otra parte, deja claro que sigue siendo "el mismo" en lo que a exigencias se refiere cuando se le pregunta por lo ocurrido cuando negoció su fichaje con otros clubes. "A veces se ponen etiquetas a las personas y no se ajustan a la realidad. En cualquier caso, el funcionamiento de éste ayuda muchísimo a la labor del entrenador", comenta el asturiano, que, preguntado por las presión que le pone el club, responde así: "Yo también presiono mucho".

Abundando en este asunto, expone su punto de vista: "No sabría decir qué presiona más: luchar con el Sevilla por ir a la Champions o luchar por no bajar con otros equipos. Los entrenadores siempre tenemos presión. Pero en el Sevilla tenemos muchísimos argumentos como para hablar de unos objetivos altos. Si el presidente me dijera que hay que ganar la Liga, le diría que es complicado. Pero sí podemos, y tenemos la obligación de hacerlo, luchar por ir a la Champions y quedar terceros. No hay diferencias entre el Sevilla y el resto de equipos que pelean por lo mismo. Tenemos posibilidades reales y somos optimistas".

Con este objetivo, Marcelino reconoce que "lo primero" que hay que hacer es "trabajar para evitar la sangría de goles que recibió el equipo la pasada temporada". "Tenemos una idea y de acuerdo a los futbolistas con los que contemos en la plantilla, la llevaremos a cabo. Me gustaría que se jugase muy bien, que se encajasen pocos goles y se marcaran muchos; que el Sevilla sea ese equipo inexpugnable en casa y tremendamente competitivo. Esa es la idea. Con buenos futbolistas se puede plasmar cualquier estilo, así que intentaremos adaptarnos a ellos para sacar el máximo rendimiento", señala.

UN EQUIPO A IMAGEN DEL MEJOR SEVILLA. Marcelino llega con hambre de éxitos y quiere responder a las expectativas. "Triunfar aquí es ganar. Hay que ir día a día y no volvernos locos con lo que pueda pasar dentro de diez meses. Tenemos la certeza de estar capacitados para afrontar este bonito reto. Se dan circunstancias favorables y sólo veo situaciones positivas. Tenemos que hacer un equipo. Los objetivos los alcanzan los buenos equipos. Y hay que tener un equipo similar al que hizo grande al Sevilla", explica.

En este sentido, no le asusta ni la sombra de Juande ni la ambición de un club que ha conquistado seis títulos en los últimos tiempos. "No me obsesiona ni Juande ni nada. Su trabajo fue extraordinario y ojalá podamos nosotros hacer algo similar. Tenemos la posibilidad de hacer un Sevilla grande y vamos a intentar conseguirlo", dice cuando se le pregunta por el hecho de que hayan pasado varios entrenadores en poco tiempo desde la marcha del pedroteño.

QUIERE UN JUGADOR DE NIVEL SI SE VA KANOUTÉ. Marcelino pide calma pese a la incertidumbre sobre la continuidad del franco-malí. "Estamos empezando a trabajar. Tenemos que dar los pasos adecuados desde la reflexión, desde el análisis, sin precipitarnos. No es por alabar, pero estoy ante la mejor secretaría técnica de España. Así lo demuestran los hechos. ¿Kanouté ? En su momento se verá en función de lo que decida el futbolista. Si se marcha, estoy seguro de que el club traerá a alguien de su nivel", dice el técnico, que quiere, por tanto, un delantero de altos vuelos en caso de que el de Lyon se marche.

LOS CENTRALES Y LA PORTERÍA. La confección del plantel sigue en marcha y, según el técnico, necesita "poquitos retoques". "Intentaremos hacer una plantilla corta y muy, muy competitiva. ¿Un central? Es un puesto que intentaremos reforzar", admite Marcelino, quien considera que "ahora mismo, la portería está bien cubierta". "Todos empiezan de cero y en igualdad de condiciones", pregona. "Creo que vamos a ser mejores, aunque luego hay que demostrarlo en el campo. Una buena plantilla no siempre hace a un buen equipo", dice. Trabajo tiene por delante, está claro.

EL SEVILLA NO PAGARÁ SU DESVINCULACIÓN. El Sevilla no pagará indemnización alguna por la llegada del nuevo técnico. Marcelino ha dejado claro que la rescisión de su contrato con el Racing es algo de lo que únicamente responderán él y los colaboradores que le acompañan en esta nueva aventura. "Estamos en una profesión en la que no podemos dejar pasar una oportunidad como esta que nos ofrece el Sevilla. No se ha podido llegar a un acuerdo por circunstancias creo que ajenas a las que pensábamos el presidente del Racing y yo, y aquí estamos. Si cuesta dinero, cuesta. Había una doble posibilidad: irnos a casa en quince días o entrenar al Sevilla. La indemnización la asumimos nosotros", explica Marcelino. Del Nido, sabedor de que habrá que pagar por su marcha, confía en que el técnico consiga alcanzar un acuerdo con el Racing lo menos gravoso posible.

 


  • 1