Deportes

Marcelo Bielsa: el elegido que no llegó

El técnico argentino del Athletic examinará al Sevilla de Marcelino bajo la atenta mirada de los rectores nervionenses.

el 14 nov 2011 / 21:17 h.

Bielsa, dando instrucciones.

"Un entrenador no es mejor por sus resultados ni por su estilo, modelo o identidad. Lo que tiene valor es la hondura del proyecto, los argumentos que lo sostienen, el desarrollo de la idea". Quizá este planteamiento tuvo su peso cuando Marcelo Bielsa (Rosario, 1955) rechazó este verano la propuesta del Sevilla para ser su entrenador. El afamado técnico, exseleccionador de Argentina y Chile, entre otros equipos, dirige ahora los designios del Athletic, que este domingo visita el Sánchez Pizjuán.

El partido llega rodeado de una gran expectación, y ésta no responde a otra cosa que a la presencia de Bielsa en el banquillo. Los Fernando Llorente, Javi Martínez, Iker Muniaín y compañía pasan, inevitablemente, a un segundo plano. La sombra del rosarino es alargada. Tanto que asoma hasta Nervión, donde Marcelino intenta dar al Sevilla ese plus que se le exige a todo aspirante a jugar la Champions.

El duelo de técnicos está servido y marca este delicado encuentro para los locales. Cuatro jornadas consecutivas sin ganar son muchas, y el Sevilla necesita un triunfo cuanto antes. Lograrlo frente al Athletic de Bielsa supondría un espaldarazo. Ni que decir tiene que el asturiano sabe lo que sucedió este verano y que salir victorioso el domingo le vendría más que bien.

"Tengo referencias de jugadores que he tenido yo y que habían estado con él. Me refiero a jugadores argentinos, como Fabián (Ayala) o Ponzio, que hablaban muy bien de él tanto en el aspecto de trabajo como en el de método", ha comentado el técnico del Sevilla en Deia, donde no ocultó su admiración por su colega: "Estuve viendo a entrenadores y también me hubiera gustado aprender de Bielsa, pero no encontré el camino idóneo para conocerle y verle entrenar".

Del duelo de banquillos van a estar muy atentos los rectores nervionenses. Hace escasas fechas, José María del Nido se refirió al argentino con estas palabras: "Viendo los partidos del Athletic y la sangría de goles que venía recibiendo nuestro equipo, no sé lo que habría sido del Sevilla si Bielsa hubiese sido el entrenador". Una forma, en definitiva, de respaldar a Marcelino.

LO QUE PUDO SER Y NO FUE. La respuesta a esa reflexión nunca se sabrá a ciencia cierta. Lo único claro es que Bielsa está haciendo crecer a un Athletic que frente al Barcelona mostró sus señas de identidad. "Los métodos de Guardiola son contraculturales y revolucionarios dentro del fútbol contemporáneo", dijo Bielsa en la víspera. El técnico azulgrana, que en su día fue a Rosario para estudiar sus métodos, le devolvía los elogios: "Es distinto a todos los entrenadores del mundo. Lo admiro muchísimo. Me hubiera gustado jugar a sus órdenes o ser luego colaborador suyo, pero no ha sido así". Tras el partidazo de San Mamés, Guardiola lanzó un aviso de forma indirecta al Sevilla: "Nunca había jugado contra un equipo tan intenso".

Al igual que Marcelino, Bielsa fue cocinero antes que fraile. Hijo de abogado y profesora y hermano de un exministro, jugó de defensa en Newell's. "Tras cuatro o cinco partidos me di cuenta de que no podía ser futbolista de nivel. Me propuse entonces ser un entrenador de nivel. Y para lograrlo comprendí que el primer paso era convertirme en un especialista de la educación física, porque esa es la especialidad que se ocupa del movimiento del cuerpo humano. Sabía que en ese aspecto radicaba todo el secreto del fútbol", dijo en su día. Su trayectoria en los banquillos lo ha llevado por varios equipos, dos selecciones, dos Mundiales... Ahora, llega a Nervión.

ALGUNAS DE SUS MEJORES FRASES. 

"Se escucha mucho la pregunta ¿ganar o jugar bien? Creo que debería ser una afirmación: jugar bien para ganar".

"Siempre digo a los muchachos que el fútbol es movimiento, desplazamiento. No hay circunstancia para estar parados".

"La única manera que entiendo el fútbol es la de la presión constante, jugar en el campo rival y dominar la pelota".

"Soy partidario de un fútbol más urgente y menos paciente. Porque soy ansioso. Y también porque soy argentino".

"Me piden que ofrezca conferencias más seguido. ¿Para qué? ¿Para que me humillen y digan que hablo cuatro horas?" 

  • 1