sábado, 16 febrero 2019
09:39
, última actualización
Deportes

Marcha verde: medio siglo tras el Betis

La ‘marcha verde’, un acto de fe verdiblanca con más de medio siglo de historia, se reedita este fin de semana en la ciudad charra; pueden ser más de 5.000 los aficionados que se desplacen.

el 08 jun 2010 / 20:45 h.

Aficionados béticos en Burgos, en 1994.

“Desde muy temprano y con la llegada de los primeros trenes, se vio invadida nuestra ciudad por un crecido número de sevillanos. El día no amaneció como para dar un viaje por ver un partido; sin embargo, los seguidores béticos, despreciando el agua, no quisieron abandonar en este desplazamiento a su equipo, que tanta euforia les había inyectado el domingo anterior”. Este encabezamiento bien podría ser el inicio de una noticia del próximo domingo en Salamanca, pero no lo es. Corresponde a la información ofrecida por este mismo periódico, El Correo de Andalucía, ni más ni menos que el 27 de enero de 1953, martes –los lunes no había periódico– sobre el encuentro del domingo anterior, un CD Utrera-Betis que acabó con 0-3. Eran los inicios de lo que con el tiempo adoptó el nombre de Marcha Verde, pero que por entonces era tan sólo una profesión de verdadera fe verdiblanca cuando más lo necesitaba su equipo, en Tercera división y con casi diez años a sus espaldas de penurias.

Desde entonces se han repetido estas profesiones públicas de beticismo a lo largo de los años, como la que ya se gesta para el próximo domingo en Salamanca. Serán 4.000 los béticos que acudan a la ciudad castellana con entrada, pero se espera que unos mil más acudan sin localidad asegurada, por lo que la cifra puede ser considerablemente superior. La Heliópolis en miniatura, como calificaban los cronistas a los desplazamientos de los seguidores del Betis, vivirá un nuevo episodio este fin de semana, un episodio que puede tener coincidencias con otros dos en los últimos años. Miles de béticos se desplazaron tanto en 1994 a El Plantío de Burgos como en 2001 a La Victoria en Jaén para presenciar en directo el ascenso de su equipo a la máxima categoría. Cierto que este fin de semana será más complicado, pero, como en aquellas ocasiones, también fueron partidos a domicilio en los que el conjunto verdiblanco se jugaba el ascenso. En concreto a Burgos se desplazaron más de 6.000 seguidores, mientras que en Jaén fueron más de 4.000.

EL BETICISMO AL RESCATE. Llama la atención que la marcha verde de este fin de semana pueda superar incluso a otras en las que el beticismo también ha rescatado o apoyado a su equipo, tanto en las buenas como en las malas. Por ejemplo, unos 1.500 béticos acudieron a Santander hace dos campañas a presenciar la salvación de su equipo ante el Racing, en aquella tarde mágica de Edu; cerca de 1.000 estuvieron en Bilbao, en San Mamés, en la semifinal de la Copa del Rey de 2005 que dio el pase por penaltis a la final; incluso, salvando las distancias, unos 2.500 verdiblancos acudieron a Liverpool en ese mismo año 2005 para presenciar en directo el histórico partido en Anfield de la Liga de Campeones.

Para encontrar, eso sí, concentraciones masivas de béticos fuera de Sevilla hay que acudir a las finales de las Copa del Rey disputadas por el Real Betis. En la primera, allá por 1977, la que acabó con el primer título copero del conjunto helipolitano, estuvieron presentes aproximadamente unos 7.000 béticos en el estadio Vicente Calderón, que hicieron frente a unos 30.000 aficionados del Athletic. Al final, la Copa se vino para Sevilla. Evidentemente, cifras superiores, que superaron los 30.000 seguidores béticos, se registraron en la final de 1997, en la derrota ante el Barça, y en 2005, en el segundo título copero ante Osasuna en el Calderón.

  • 1