Local

Marco Flores y su baile de aire y hechuras

Su manera de bailar es muy apropiada para quienes buscan el pellizco, la pose atractiva y la sencillez desnuda.

el 13 sep 2012 / 21:33 h.

TAGS:

Fue el único hombre que pisó la tarima del Lope de Vega. Tuvo momentos muy hermosos en las alegrías y en las soleares. Le vemos en la imagen.
Teatro Lope de Vega. Deflamencas. Compañía de Marcos Flores. Producción, dirección y coreografías: Marco Flores. Coreografías fandangos y nanas: Olga Pericet. Coreografía tangos: Guadalupe Torres. Baile: Marcos Flores, Guadalupe Torres, Lidón Patiño y Vanesa Vento. Cantes: Mercedes Cortés y Fabiola Pérez. Toque: Antonia Jiménez y Bettina Flater. Música original: Antonia Jiménez. Dirección musical: Marco Flores y Antonia Jiménez. Entrada: casi lleno. Sevilla, 13 de septiembre de 2012.


Esta obra del bailaor de Arcos de la Frontera ya se ha visto antes en Sevilla pero a la Bienal viene siempre público de fuera y supongo que eso justifica su inclusión en el programa. Su creador no es aún un bailaor de mucho tirón para el público sevillano, pero hay que decir que es uno de nuestros bailaores más interesantes. A pesar de ser muy joven (1981), su trayectoria está jalonada de importantes éxitos participando en obras junto a Rafael Amargo, Mercedes Ruiz, Olga Pericet o Sara Baras. A raíz de arrasar en el Concurso Nacional de Córdoba, en 2007, en 2010 presentó en aquella ciudad este montaje en solitario, con gran éxito, lo que le animó a tener su propia compañía para caminar en solitario y demostrar su valía no solo como un bailaor de corte muy clásico, de estampa varonil y mucho arte, sino de posibilidades en el campo de la creación.

Deflamencas, la obra de anoche, es un homenaje a la mujer en el flamenco y para ello ha prescindido de los hombres, algo sin duda muy feminista pero absolutamente respetable. Afortunadamente, el flamenco actual cuenta no solo con muchas bailaoras para montar un buen cuerpo de baile, sino con cantaoras y guitarristas. Aunque las guitarristas escasean en nuestros días, en otros tiempos era algo normal ver a mujeres tocando la sonanta en los cuadros de los cafés y en los teatros. Hubo muchas, pero es inevitable traer aquí a Adela Cubas, en la época de los cafés cantantes, y a Victoria de los Ángeles en la de la ópera flamenca, que fueron dos verdaderas especialistas, además de auténticas profesionales del género.

El espectáculo estrella de cada día en la Bienal debería de ser siempre un gran acontecimiento, pero no suele ser así y ahí es donde falla la direción porque es quien programa el festival. No olvidemos que nuestra Bienal de Flamenco es el mayor festival del mundo en su género, y el Lope de Vega, el templo del arte jondo. Deflamencas me pareció un espectáculo muy pobre para ser la atracción del día. Acudí al teatro con enormes ganas de ver esta obra, de la que había escuchado grandes elogios, pero he de reconocer que salí decepcionado. Me sentí como un turista al que llevaron a un tablao o a una academia para ver unos ensayos. Es un espectáculo triste, de mujeres vestidas de negro, lento, endeble de cante y sin mucho valor coreográfico. Marco Flores baila con arte, como demostró en las alegrías y en la soleá. Aunque baile un poco para la galería, es un placer ver cómo se recoge en las bulerías y lo suelto que está de pies. No le quito su mérito porque, además, es un estupendo artista, que sabe comunicar y vender bien ese tipo de baile que nunca falla, que encuentra siempre a un público forofo, como el de anoche, que aplaudía tanto que hasta lo hacía con reiteración antes de que acabaran los bailes; obre todo, en los remates del bailaor combinado con las luces.

No entendí que en un espectáculo dedicado a la mujer en el flamenco apenas se escucharan cantes creados por mujeres. En cambio, sí granaínas de Chacón y malagueñas del Mellizo, fandangos de Pérez de Guzmán y tangos del Titi de Triana. Tampoco entendí que el protagonista de la obra hiciera solo dos bailes completos, los citados, pero supongo que sería por las ganas que tenía de ver bailar a este muchacho de Arcos, con tanto arte.

Habrá otras oportunidades de verlo porque Marco Flores tiene condiciones para crear algo importante para la Bienal.

  • 1