Cultura

Marcos Giralt Torrente gana el Nacional de Narrativa

El escritor obtiene el galardón por su obra ‘Tiempo de vida’, una reconciliación con la figura del padre

el 21 nov 2011 / 20:07 h.

Antes de que saliera a la luz Tiempo de vida, el flamante nuevo premio Nacional de Narrativa, la trayectoria de su autor, Marcos Giralt Torrente, era algo parecido a una expectativa fundada pero nunca del todo cumplida. Un prometedor libro de relatos -Entiéndame- y un par de novelas recibidas de un modo desigual -París y Los seres felices- habían dado paso a una aparente sequía productiva, en la que el nombre de Giralt Torrente sólo asomaba como firma esporádica de la prensa cultural.

Todo eso cambió radicalmente, hace algo más de un año, con la aparición de Tiempo de vida (Anagrama), una narración de carácter autobiográfico en la que este madrileño de 1968 se reconciliaba con la figura de su padre -separado de su madre cuando Giralt Torrente era apenas un niño- y sometía a un examen lúcido y emocionante las tensiones intergeneracionales de la España reciente, todo ello con un pulso narrativo plenamente maduro.

La acogida de la crítica especializada no se hizo esperar, y los parabienes empezaron a lloverle a Giralt Torrente. Hasta los más críticos con su obra parecieron dispuestos a olvidarse de que se trata del nieto de Gonzalo Torrente Ballester, etiqueta que más de una vez amenazó con lastrar su carrera.

 "Es el libro del que estoy más orgulloso como escritor, porque creo que he conseguido transformar en literatura una historia verdadera, sin tergiversarla", aseguraba el escritor madrileño en una reciente entrevista con El Correo de Andalucía. "La recepción ha estado a la altura del esfuerzo realizado, cosa que no siempre sucede".

Y sobre el éxito de su obra, agregó: "Puede que se deba a que Tiempo de vida sea el más redondo de mis libros, pero también porque en España hay un cada vez más acusado desprecio por la ficción. A los escritores, tal vez por cierto cansancio, o porque esa cuota de la ficción la cubren ya muy bien otros géneros como el cine, se nos pide ahora que hagamos historias reales, o que hagamos creer que lo son. Los que hagamos historias abiertamente reales, bien escritas y que además pulsen teclas universales, como la de la separación de los padres, lo tenemos todo ganado".

Ayer, un jurado compuesto entre otros por Luis Goytisolo, Olivia Rodríguez, María José Olaziregi, Llüisa Julià, Lourdes Royano, Ramón Irigoyen y Enrique Turpin decidió que Giralt Torrente no lo tenía todo ganado, que todavía le faltaba en las vitrinas un galardón de carácter oficial, como este Nacional de Narrativa.

Por si fuera poco, este año Marcos Giralt Torrente se alzó con el premio de mayor dotación de la narrativa breve en España, el Ribera del Duero, gracias a su libro El final del juego (Páginas de Espuma), también aplaudido unánimemente por la crítica: en apenas un año, el autor ha salido del trastero de las letras hispánicas para colocarse en lo más alto del olimpo literario.


  • 1