Deportes

Maresca se despide acordándose de Jiménez

Enzo Maresca se despidió ayer del Sevilla agradeciendo el apoyo del club y de la afición, pero al mismo tiempo dejando al descubierto una conversación que "parece absurda" con Manolo Jiménez el día antes de su marcha.

el 16 sep 2009 / 05:38 h.

Enzo Maresca se despidió ayer del Sevilla agradeciendo el apoyo del club y de la afición, pero al mismo tiempo dejando al descubierto una conversación que "parece absurda" con Manolo Jiménez el día antes de su marcha.

El italiano desveló que el mismo sábado por la mañana, justo antes de partir a Costa Ballena y cuando el jugador ya sabía que su pase al Olympiacos era cuestión de horas, tuvo una charla con el entrenador, Manolo Jiménez, en la que éste le transmitió que era "uno más" y que contaba con él. "Aunque parezca un poco absurdo, el míster lo que me dijo ayer fue que era uno más de la plantilla si no me iba y que contaba conmigo. Los hechos dicen otra cosa, dicen que al revés. Yo le dije que estaba casi hecho", explicó el centrocampista, que aclaró las razones de su marcha, también relacionadas con el de Arahal.

"Hace un año renové porque creo que el club, el entrenador y yo mismo estábamos convencidos de esto. Luego pasaron cosas que pudieron cambiar el pensamiento de algunos. No pasa nada. Los hechos a partir de enero y hasta junio no han sido así. Muchas veces me he planteado quedarme en Sevilla para siempre, para acabar mi carrera y para todo. Antes de venir a Sevilla cambiaba de equipo cada año, y aquí han sido cuatro temporadas. No sé si algún día me hubiese ido de aquí si no llega a pasar lo que ha pasado", comentó Maresca, que ayer mismo por la tarde se trasladó a Roma para firmar su nuevo contrato con el campeón de la Liga griega.

Pasado este capítulo de los motivos de su marcha, el jugador de Pontecagnano repasó los años que ha estado en el Sevilla: "A cualquier futbolista de los 104 años de historia del Sevilla le hubiera gustado estar en la época que yo he vivido, y además como protagonista. Quiero pensar en los buenos momentos, que han sido muchos, en el entrenador que tuve antes y no en pequeñas cositas. El peor, sin duda, fue cuando se fue Antonio (Puerta). Aunque todo el mundo recuerda la primera UEFA, he participado también en la segunda con goles importantes, como ante el Shakhtar. Me quedo también con un gol en el Bernabéu que aplaudió la gente. He tenido momentos buenísimos, espectaculares, y otros malos".

Por último, el italiano se refirió a la relación que ha mantenido con la afición, que desde el primer día "ha sido muy bonita": "Me da mucha alegría que toda esta gente se haya acordado de mí cuando no jugaba", comentó sobre su peña el italiano, que agradeció al Genoa el interés hasta el final. El Olympiacos le ofrecía más años de contrato.

  • 1