Local

María espeta al fiscal: "Nada de lo que dice es cierto"

La novia de Javier expuso con calma la versión de los hechos que ha mantenido desde que fue detenida: ni vio ni oyó nada.

el 19 oct 2011 / 20:41 h.

TAGS:

María García
María García, la novia de Javier, fue la única imputada que explicó sin frases hechas ni supuestos tecnicismos su versión de lo ocurrido en el piso de León XIII donde se supone que Marta murió. Según ella, no ocurrió absolutamente nada: Con su voz ronca -"fumo muchísimo"-, María reiteró que llegó al piso pasada la medianoche, estuvo estudiando y se acostó a las dos de la madrugada. Sobre las cuatro llegó su novio, y pasadas las cinco irrumpieron los padres de los amigos de Marta. Al día siguiente la Policía fue a inspeccionar la casa y ella les dejó pasar.

 

Pormenorizada su historia, el fiscal le hizo tres preguntas: "¿No es cierto que lo que ocurrió en realidad es que Miguel entró por la silla de ruedas para trasladar a Marta? ¿No es cierto que en realidad usted vio el cuerpo de Marta en el salón cuando ya estaba muerta y ayudó a envolverlo para deshacerse de él? ¿Dónde está el cuerpo de Marta?". Con calma, María respondió a las dos primeras:"Nada de lo que usted dice es cierto". Y a la tercera, "no lo sé".

Su declaración fue calmada, sin el tono desafiante de Samuel y Javier. Respondió a todo. Aunque no se enredó en la terminología judicial, fue evidente su profundo conocimiento de la investigación: al detallar una serie de llamadas, llegó a hablar de una que "no consta en el sumario", porque al ser una llamada perdida no aparece en los registros telefónicos ni figura en la documentación del caso.

Su testimonio fue un farragoso batiburrillo de horas, siempre aproximadas; detalles como si la luz del salón estaba encendida o no; en qué biblioteca solía estudiar o qué hizo la tarde del día siguiente al crimen. Al regresar al banquillo fue tan precavida como su novio: se tapó la cara con las dos manos para evitar ser vista por el público o a través del monitor de la sala de prensa y se cubrió con el pelo, que estos días lleva lacio aunque lo tiene muy rizado.

  • 1