miércoles, 23 enero 2019
20:16
, última actualización
Cultura

María Pagés: «La Bienal es parte de la vida de los flamencos»

La bailaora presenta ‘Siete golpes y un camino’, un balance de su larga trayectoria.

el 17 sep 2014 / 09:00 h.

TAGS:

María Pagés, una presencia clásica e imprescindible en la Bienal de Sevilla. / Carlos Hernández María Pagés, una presencia clásica e imprescindible en la Bienal de Sevilla. / Carlos Hernández

No sabemos si una Bienal sin María Pagés sería menos Bienal, pero lo seguro es que se la echaría de menos. La bailaora sevillana, acostumbrada a poner a sus pies los teatros de todo el mundo, asegura que esta cita «es parte de la vida de los artistas flamencos. Yo me siento parte de ella, es algo importante que tenemos que apoyar. Y si estoy aquí es por eso, por mi compromiso con la Bienal, más allá de mi ambición como artista», afirmó.

La artista hizo estas declaraciones ayer en la presentación de su nuevo espectáculo, Siete golpes y un camino, con el que llega hoy (20.30 horas) al Teatro de la Maestranza. Un estreno absoluto en el que ha querido, según sus propias palabras, «echar la vista atrás, preguntarme en qué punto me encuentro y qué quiero transmitir. Y la respuesta son siete momentos que reflejan el momento en que me hallo ahora».

Así, la primera parte, titulada La palabra, contiene textos de María Zambrano, Marguerite Yourcenar, Margaret Atwood, Akiko Yosano y otras autoras para marcar el tono poético del montaje. «Son todas mujeres reivindicativas, que han dedicado su vida a luchar por lo que es suyo, y que se recitan en su propia lengua», explica.

«Escuchas una lengua que no conoces, pero todas tienen un ritmo por sí mismas, una sonoridad», prosigue la artista. «También a veces nos preguntamos qué dice el cante, porque no lo escuchamos. O hay cantes que están tan dichos que ni nos paramos a pensar en su mensaje, o en qué nos transmiten. Creo que en la palabra hay algo que va más allá de la propia palabra».

En las sucesivas escenas, Movimiento, Elevación, Poema de un día en familia, Aliento, Ética de la libertad y El camino del deseo –donde los más fieles reconocerán pasajes de celebradas obras anteriores de Pagés, como Utopía o Autorretrato– también hay versos de Baudelaire, Antonio Machado, Ben Salh, Federico García Lorca, Neruda o Cervantes. «La palabra es como la música, tiene tono, ritmo, sentido. Decimos flamenco y vemos una inmensidad, como si decimos deseo, o mar».

Sobre el proceso de creación de Siete golpes y un camino, en el que ha contado con El Arbi El Harti como director adjunto, comenta que «ha sido muy curioso: leía poemas de estos autores, montaba la coreografía y a partir de ahí empezábamos a trabajar la música. Ha sido crear sobre la palabra pura y dura», señala la creadora.

En el elenco de la compañía, junto a Pagés figuran Isabel Rodríguez, María Vega, Eva Varela, Lucía Campillo, Sonia Franco, Macarena Ramírez, José Barrios, José Antonio Jurado, Paco Berbel y Rubén Puertas. Al cante tendrá a Ana Ramón y Juan de Mairena, a la guitarra a Rubén Levaniegos y José Carrillo Fyty. La percusión corre a cargo de Chema Uriarte, y Sergio Menem y David Moñiz se ocuparán del violonchelo y el violín respectivamente.

La sevillana no disimula su orgullo respecto a esta formación, parte de la cual lleva mucho tiempo a su lado: «Cuando tienes a personas con tanta sensibilidad, se da inevitablemente un respeto, un reconocimiento de lo que somos, de lo que queremos hacer», asevera.

«Creo que la madurez es importante en la vida», concluye María Pagés, un poco expectante con lo que ocurrirá hoy. «Tengo 51 años, y la posibilidad de tomar distancia y conciencia de en qué situación me encuentro como bailaora y como mujer. Llega un momento en que digo: me reconozco, esa soy yo».

  • 1