Cultura

María Pagés prepara para la próxima Bienal su 'Autorretrato'

El torrente de ideas de María Pagés se agolpa, se distribuye anárquico y abarrotado en un cuaderno naranja, que simultanea dibujos -a modo de story-board-, números, repartidos en cuentas interminables, poemas y muchos proyectos. (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 00:25 h.

El torrente de ideas de María Pagés se agolpa, se distribuye anárquico y abarrotado en un cuaderno naranja, que simultanea dibujos -a modo de story-board-, números, repartidos en cuentas interminables, poemas y muchos proyectos. La bailaora sevillana destapó ayer ante un grupo de periodistas esta lámpara maravillosa, de donde saldrá Autorretrato, su próxima obra.

La bailaora recurría una y otra vez a su conciencia escrita durante el encuentro que mantuvo ayer en Cajasol para presentar Divinas palabras, el espectáculo de pequeño formato con el que Pagés mantiene su compromiso con los Jueves flamencos, un ciclo al que acude, puntualmente, cada año. "Aquí lo llevo todo escrito", explicaba la bailaora buscando entre sus páginas las explicaciones del recital con el que regresa hoy a Sevilla, y que parte del poema cantado de Saramago que escenificó hace ahora tres años con los versos de Alzo una rosa (Ergo uma rosa, en el portugués original del Nobel). "Este poema es para mí un talismán. Su llegada a mi vida coincidió con la muerte de mi marido... Es la confirmación de mi fe en la vida".

Poesía y flamenco caminarán, pues, indisolublemente unidos hoy, en un espectáculo que, titulado Divinas palabras, nada tiene que ver con la obra homónima de Valle-Inclán, y sí mucho con "las letras de los cantes, desde Machado y Miguel Hernández a la poesía popular de la que luego han bebido los llamados poetas cultos".

Acompañada por su compañía al completo -"los quería a todos aquí, a pesar de las limitaciones del espacio", apunta María-, la bailaora repasará los palos más tradicionales del flamenco -soleá, tientos-tangos, farruca y martinete- pertrechada por letras de Machado, Atahualpa Yupanqui, Miguel Hernández, y por la voz de Tomás Pavón, del que se recupera la grabación de un martinete.

Pasa la página.

Buscando entre las hojas de este cuaderno, una suerte de bolso de Mary Poppins de donde salieron ayer una cantidad de proyectos tal que merecerían toda una colección de libretas, María Pagés se detuvo en el que, a partir de mañana, una vez concluida su actuación en Sevilla, será el proyecto que más la tenga ocupada hasta la celebración de la Bienal de Flamenco de Sevilla, el próximo mes de septiembre.

Se trata de Autorretrato, su próximo espectáculo de gran formato. Abocetado en su cuaderno como Self-portrait (el título equivalente en inglés), explica María Pagés que la denominación sajona se debe a que "fue un proyecto que nació de mis últimas conversaciones con Barishnikov en Nueva York". "Me planteó que hiciera algo nuevo, muy mío, donde estuviera mi alma", relataba ayer. "Al principio me quedé sorprendida, porque eso mismo es lo que llevo haciendo, o eso creía yo, desde el principio de mi carrera". Dándole una vuelta a esta idea nació el primer boceto de Autorretrato, en un recital ofrecido por la sevillana en la Gran Manzana.

A partir de entonces, la bailaora ha comenzado a desarrollar esta idea en lo que será "el mayor espectáculo de mi compañía después de Sevilla" y que dará comienzo con la letra de esta soleá: "El espejo en que te miras / te dirá como tú eres / pero nunca te dirá / los pensamientos que tienes".

  • 1