Local

María Pagés trae a la Bienal su espectáculo 'Utopía', una reflexión "ante la crisis de la ética"

Este espectáculo, que surgió "de ver que en algo nos estamos  equivocando", afirma la artista, llega este viernes al Maestranza.

el 06 sep 2012 / 12:57 h.

TAGS:

"Llovía a cántaros en Madrid, corrí a refugiarme en un portal, era el de la Fundación Telefónica, en la Gran Vía. Dentro había una exposición dedicada al arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, era el último día. Entré y de inmediato supe que tenía que hacer algo inspirada por aquel trabajo. Esto ocurrió el 31 de enero de 2010. Dos meses después me encontraba en su estudio, en Copacabana, ante él". Así cuenta la bailaora María Pagés cómo surgió Utopía, el espectáculo que esta noche (20.30 horas) presenta en el Teatro de la Maestranza y para el que aún quedan entradas.

Fiel a su cita con la Bienal de Flamenco, la artista, representante de lo que se ha dado en llamar "flamenco intelectual", muestra en su nuevo trabajo su rendida admiración por la obra arquitectónica de Niemeyer, quien actualmente tiene 104 años, y al que Pagés considera "un ejemplo de humanismo, un tesoro humano". Estrenada en octubre de 2011 en Avilés, Utopía "es una reflexión emocional sobre el anhelo, la imaginación y el instinto de los seres humanos para soñarse a sí mismos en un futuro mejor".

"Agradezco el día en que Niemeyer apareció en mi vida porque de ahí surgió esta creación", dijo ayer la bailaora, quien también afirmó tener "muchas coincidencias" en los respectivos quehaceres creativos del arquitecto y ella. "Cuando doy forma a una coreografía los primeros pasos no son tan diferentes de los que da él cuando plantea algo tan diferente como una construcción arquitectónica", añadió. Y aunque Niemeyer, por las singularidades que imponen su avanzada edad no ha visto Utopía, sí que lo ha hecho su mano derecha Jair Valera. "Y le ha encantado, al igual que encantado se mostró él cuando supo que su mundo iba a adaptarse al flamenco. Es un hombre muy acostumbrado a estar rodeado por creadores de otras disciplinas, no concibe el mundo de otra manera", explicó ayer.

Al final, Utopía es un proyecto global en el que siete bailarines interpretan junto a Pagés "la experiencia ética y estética del deseo, del inconformismo y de la utopía". Estructurada en ocho partes, la obra convoca a lo largo de su desarrollo poemas de Baudelaire, Benedetti, Neruda, Machado, Larbi El Harti y el propio Niemeyer, incorporando además palabras del Quijote de Cervantes.

Poesía transfigurada en alegrías, seguidillas o soleá y que se interroga sobre la solidaridad, el compromiso, el exilio, la fugacidad de la vida, la pequeñez de los hombres o la necesidad de la imaginación y el idealismo como motores necesarios para el cambio, porque Pagés está convencida de que "tenemos que superar las cosas por encima de nuestras miserias". La música, original y siempre en directo, está compuesta e interpretada por el guitarrista Rubén Labaniegos y el cantautor brasileño Fred Martíns y cuenta con los cantaores Ana Ramón y Juan de Mairena, la guitarra de José Carrillo Fyty, el violonchelo de Sergio Menem y la percusión de Chema Uriarte.

  • 1