miércoles, 20 febrero 2019
21:31
, última actualización
Cultura

María Pagés, veinte años alcanzando el cielo

La bailaora celebra hoy el cumpleaños de su compañía en el Maestranza. La bailaora repasará sus anteriores montajes en la pieza Radio, donde colabora Juan Diego

el 28 jun 2010 / 19:33 h.

María Pagés volverá hoy a acariciar el cielo con sus brazos infinitos. Retorcerá de nuevo su majestuosa estampa, con esos bellísimos escorzos, con ese perfil escultórico; y defenderá esa estética nueva e ilimitada con la que le ha puesto alas al flamenco. Volverá la bailaora al Teatro de la Maestranza con sus músicas del mundo y su elegante presencia a celebrar el cumpleaños número 20 de su compañía, que viene a coincidir con la muerte de aquél que siempre le dio “buenas palabras, mejores consejos y una preciosa amistad”.
María Pagés no bailará Ergo uma rosa, el poema que José Saramago le regaló para su espectáculo Autorretrato, pero la memoria del escritor portugués sobrevolará –porque a él está dedicado– el estreno absoluto de Mirada, el montaje con el que la bailaora de Triana celebra sus 20 años de compañía propia y que presenta en el Maestranza esta noche y mañana (20.30 horas).

Bailaora arrolladora, admirada por leyendas de la danza como Mikhail Baryshnikov, su “excitante” curiosidad creativa le ha llevado a bailar desde el más genuino y, al mismo tiempo, revolucionario flamenco, hasta músicas tan sorprendentes como la Casta diva de Bellini o un vals de Shostakovich, sin perder nunca ni su naturalidad ni su esencia. Y en Mirada, la sevillana volverá a destapar esta misma alma, con un espectáculo que huye de la nostalgia –“tengo resistencia a los repasos, porque ahora mismo, además, la compañía vive un momento de intensa creatividad”, dijo ayer a los periodistas– y que encara la efeméride como “un proyecto de futuro”. De este modo, tocado por un “aire cinematográfico muy sui generis”,  tal y como lo definió, Mirada está compuesto por trece piezas independientes, “casi todas nuevas” menos la titulada Radio, en la que una voz en off grabada por el actor Juan Diego simula un programa radiofónico que servirá a María Pagés para recordar sus coreografías más celebradas (con las músicas de Piazzola, Tom Waits, Camarón, Louis Amstrong y Bellini, entre otros).


Con 85 minutos de duración, el espectáculo cuenta con un cuerpo de nueve bailarines y siete músicos –con dos al cante, tres a las guitarras, uno a la percusión y otro al violín– y tiene a Lorca como referencia “importante”, al que dedica un bloque entero.


Comenzará, no obstante con un poema –“Quisiera saber qué queda de estos veinte años”, dice el primer verso– escrito por la propia bailaora, que aseguró ayer que siempre ha escrito letras, con más o menos asiduidad, y que ahora le ha parecido el momento oportuno para mostrarse.


Después del estreno absoluto en Sevilla –donde repetirá mañana miércoles a la misma hora, y donde hoy compite, también en la misma franja horaria, con el partido que enfrenta a España y Portugal–, María Pagés ya tiene contratado el espectáculo para su estreno internacional en Japón, país en el que veneran a esta referencia del baile y que recibirá Mirada en febrero de 2011. Esa misma primavera hará temporada en Madrid. Y mientras, la compañía María Pagés celebra su vigésimo aniversario con cinco espectáculos en gira; y eso que asegura que con la crisis “todo se ha vuelto mucho más difícil”.

  • 1