Local

"Mariano Rajoy, contigo estoy"

Los 140.000 militantes del PP-A están llamados hoy y mañana a elegir a los 436 compromisarios del congreso nacional del partido. Aunque el peso político de la delegación andaluza es inferior a otras como las de Madrid o Valencia, será la más numerosa. La alianza Arenas-Rajoy conviene a ambos.

el 15 sep 2009 / 03:30 h.

TAGS:

Los 140.000 militantes PP-A están llamados hoy y mañana a elegir a los 436 compromisarios del congreso nacional del partido. Aunque el peso político de la delegación andaluza es inferior a otras como las de Madrid o Valencia, será la más numerosa. La alianza Arenas-Rajoy conviene a ambos.

"Mariano Rajoy, Mariano Rajoy, Mariano Rajoy; contigo estoy". Javier Arenas se pasó media campaña electoral escuchando el estrebillo del vallenato que le compusieron al líder nacional del PP para el 9-M. Y sigue moviéndose, ahora en el precongreso, al ritmo de esa pieza musical.

El líder andaluz se ha situado junto a Mariano Rajoy en la guerra abierta con Esperanza Aguirre a cuenta del congreso, que se celebrará en junio en Valencia. Las normas del cónclave -el 75% de los delegados se elige por número de afiliados y el 25% por los resultados electorales, pero se garantiza un mínimo provincial de seis delegados que da una ventaja clara a Andalucía- dan un valor numérico muy importante al apoyo del PP-A, que Arenas garantiza que votará en bloque. Una sola voz coreando el nombre de Rajoy.

Será en el proceso que hoy comienza en el que se verá hasta qué punto controla el partido. Los militantes pueden votar en asambleas, que eligen más o menos compromisarios también en función de sus afiliados y resultados.

Málaga es la provincia andaluza que más voz tendrá (78) y, dentro de ella, las asambleas de la capital (32) y Marbella (19), las más numerosas. Todos los militantes que estén al corriente de las cuotas se pueden presentar. Los más votados -que no surgen en la gran mayoría de los casos por generación espontánea, sino de listas formadas por las direcciones- integrarán la delegación que irá a Valencia.

Una vez allí, ¿puede controlar Arenas las 436 papeletas andaluzas? Para ello primero tiene que atar en corto a sus dirigentes provinciales. El pasado sábado ya hizo una demostración: los ocho presidentes, los cinco regidores de las capitales y de otros ayuntamientos plantaron cara al PP de Madrid, que atacó a los andaluces por llevar 30 años en la oposición.

El principal valor del documento fue que todos los poderes territoriales se mostrasen unidos, incluso en el caso de Málaga cuyo presidente provincial, Joaquín Ramírez, no forma parte del equipo de elegidos de Arenas. Sus buenos resultados electorales le han dado alas para intentar resistir en la presidencia provincial de la que se daba por relevado.

De la gestión que haga la dirección regional de estas aspiraciones -nombres como el del joven diputado Juan Manuel Moreno Bonilla sonaban para sustituirle- dependerá que el PP de Málaga recorra sin sobresaltos el camino de los congresos.

Pero antes de llegar a esa fase, el interés de Arenas en que la guerra nacional se resuelva a su favor. Con los sectores del PP más escorados a la derecha intentando radicalizar el partido, la cantinela del centrismo y la moderación queda vacía de contenido en una momento en el que sabe que no le conviene: el crecimiento del PP en Andalucía ya sólo se puede producir a costa de robar votos al PSOE.

  • 1