Deportes

Mark González deja Heliópolis y pone rumbo a Moscú

La andadura de Mark González como jugador del Real Betis Balompié puso ayer punto y final.

el 16 sep 2009 / 07:04 h.

La andadura de Mark González como jugador del Real Betis Balompié puso ayer punto y final. Poco después de las cuatro de la tarde el club anunció a través de su radio oficial que el extremo chileno se acababa de convertir en nuevo jugador del CSKA de Moscú.

La operación, que estaba pendiente del exhaustivo reconocimiento médico que el club moscovita quería realizarle a Mark, se cerró ayer en un montante aproximado de 6,5 millones de euros más otros 700.000 euros en concepto de variables. De este montante, según adelantó este periódico, el 60% se entregarán a finales de este mes y el resto se irá pagando en otros dos plazos que se harán efectivos al final de la próxima temporada y, por último, a principios de 2011.

El chileno, representado por Cristian Ugalde, ya manifestó en varias ocasiones su deseo de marcharse del Betis tras el descenso del equipo a Segunda. De hecho, ya en el primer día de su estancia en Montecastillo se descolgó con unas declaraciones en las que abría claramente la puerta de salida. "Si tengo que salir y es bueno para mí y para el club me iré", dejó caer el ex del Liverpool en la primera concentración de la pretemporada verdiblanca.

Ante esta situación, el primer gran interesado en hacerse con los servicios de González fue el Olympiacos del Pireo griego, que estaba dispuesto a desembolsar una importante cantidad, aunque en primera instancia Manuel Ruiz de Lopera pedía hasta 10 millones de euros para dejar marchar al futbolista. Finalmente, la oferta de siete millones del campeón heleno parecía convencer al Betis, pero las distintas comisiones que debía pagar la entidad ateniense imposibilitó el fichaje. Entonces, Mark vio esfumarse el contrato de dos millones y medio de euros que le prometía el Olympiacos.

Tras frustrarse su marcha a Grecia, el emergente balompié ruso, concretamente el CSKA de Moscú, posó sus ojos en Mark González. El futbolista llegó rápidamente a un acuerdo con los moscovitas y, ante la inminencia de su fichaje, obtuvo el permiso de Tapia para dejar de entrenar con el Betis el pasado jueves. Su seleccionador, el argentino Marcelo Bielsa, también le exhimió de estar en los primeros días de la concentración que Chile lleva a cabo en Dinamarca con vistas al amistoso que hoy le enfrenta a la selección local. Tras cerrarse el fichaje, Mark González se incorporó ayer, pese a que Radio Betis afirmó el lunes que el futbolista se encontraba ya en Copenhague.

TRAYECTORIA.

En términos monetarios, el Betis ha rentabilizado al jugador chileno, que llegó a Heliópolis por 3,5 millones procedente del Liverpool y ha salido casi por el doble. Sin embargo, en lo futbolístico Mark González no terminó de explotar en Heliópolis debido a su propensión a sufrir lesiones.

De hecho, el de Durban sólo disputó 44 partidos en sus dos campañas en el Betis -24 en la primera y 20 en la segunda-, en los que anotó 10 goles. Y es que, por ejemplo, Mark González se lesionó la pasada temporada en octubre con su selección y se perdió tres meses de competición. Posteriormente, en marzo, volvió a entrar en la lista de lesionados.

Pese a sus problemas, el Real Betis ha agradecido al futbolista la "profesionalidad y dedicación en el proyecto", según reza el comunicado en el que anunció su marcha. Quizás olviden aquellas palabras que dejó en el diario chileno Mercurio en junio de 2007, al poco de llegar a Sevilla. "Irme al Betis es un retroceso. Un paso atrás, no lo niego, para en el futuro dar dos pasos adelante". Unos pasos que han dado con sus huesos en la gélida Rusia.

  • 1