Local

Marlaska ordena seguir la causa contra Barroso por injuriar al Rey

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska decidió seguir adelante con la causa abierta contra el alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso (IU), por un delito de injurias contra la Corona y enviará el asunto a la Fiscalía. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 17:27 h.

TAGS:

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska decidió seguir adelante con la causa abierta contra el alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso (IU), por un delito de injurias contra la Corona y enviará el asunto a la Fiscalía, a la que le ha dado un plazo de diez días para que solicite la apertura de un juicio oral o el sobreseimiento del caso.

Ésta fue la decisión que adoptó el magistrado después de escuchar como imputado a Barroso, quien se ratificó en las acusaciones contra el monarca que realizó en un acto político en Los Barrios el 14 de abril, cuando llamó "crápula" y "corrupto" al rey. "En el procedimiento vamos a seguir demostrando todo lo que hemos dicho anteriormente. En este país no se puede hablar del Rey. El Rey es inimputable, inviolable y también, a lo que sé, incalificable", indicó.

Estos ataques a la Monarquía podrían llevar al alcalde a sentarse en el banquillo de los acusados después de que Grande-Marlaska decidiera dictar un auto en el que ha dado un paso más al convertir las diligencias previas en un procedimiento abreviado, que es el trámite inmediatamente anterior a la celebración del juicio en el que se enfrentaría a una multa de seis a 24 meses.

"El Borbón es el hijo de una persona de condición licenciosa, deplorable, deleznable, no menos licenciosa que la de su esposa". Es una de las acusaciones a la Casa Real que hizo Barroso en su discurso y que son recogidas en el auto del juez que subrayó que el alcalde "retó" a los medios de comunicación a publicar "la condición corrupta del jefe de Estado".

Declaraciones como ésta revisten para Grande-Marlaska las características propias de un delito de injurias al Rey, que trasciende, según expresó, "el ejercicio legítimo de libertad de expresión, incluso política, dada la condición del imputado".

A la salida de la Audiencia Nacional, Barroso se encontró con una treintena de personas que le esperaban entre aplausos y con banderas republicanas, entre las que se encontraba el presidente del PCE, Felipe Alcaraz. Arropado por miembros de su partido, el alcalde señaló que esta decisión del juez va a favorecer el debate sobre la corona y manifestó que se siente obligado a "seguir insistiendo en que se conozcan todas sus andanzas, incluso escarceos amorosos".

Barroso, eso sí, quiso hacer una aclaración y es que asegura que no arremete contra el Rey en su condición de jefe de Estado sino "contra el Borbón en su condición de ciudadano que no cumple con su obligación como tal y que no hace honor a su alto puesto que ocupa en la administración española". La defensa anunció que recurrirá este auto y que si su petición es desestimada, aportarán a la causa declaraciones de historiadores y documentos para demostrar que estas declaraciones tienen "base histórica acreditada".

  • 1