Deportes

Marrero y Parra, campeones al cuadrado en Sevilla

El canario David Marrero y la valenciana Arantxa Parra se proclamaron ayer nuevos campeones de España absolutos, al derrotar en el Centro de Tecnificación Blas Infante a Íñigo Cervantes y Laura Pous, respectivamente. Ambos ganaron también el título de dobles.

el 20 dic 2009 / 22:38 h.

Arantxa Parra durante la final.

La valenciana Arantxa Parra y el canario David Marrero se proclamaron ayer campeones de España absolutos de tenis con sus victorias en las respectivas finales femenina y masculina en el Centro de Tecnificación Blas Infante de Sevilla. Parra, de 27 años y cuarta del ranking nacional, venció a la barcelonesa de Granollers Laura Pous, por 7-6 (2) y 6-2 en una hora y 40 minutos de juego, relevando así en el palmarés de este torneo, que ha cubierto su 97 edición, a la canaria Carla Suárez.

Por su parte, Marrero se impuso al jugador de Hondarribia Íñigo Cervantes, por 1-6, 6-2 y 6-2, en una hora y 47 minutos de juego. Marrero toma la corona de Óscar Hernández, campeón en Sabadell el año pasado. Tanto Marrero como Parra han logrado en Sevilla el título individual como el de dobles, y se embolsan un premio en metálico cercano a los 30.000 euros, de los 200.000 que se han repartido. La final masculina se desarrolló con notorios altibajos, motivados en buena medida por la baja temperatura reinante y el viento racheado. Íñigo Cervantes, de 20 años, que se plantaba en la final en la primera ocasión en que disputa un Campeonato de España Absoluto, salió muy fuerte, con la frescura física que le proporcionó la retirada de su rival en semifinales, Pere Riba, con un solo juego disputado. En cambio, David Marrero jugó el sábado tres partidos (dos de dobles) y tardó en entrar en ritmo, después de haber jugado durante toda la semana muy firme, sin apenas cometer errores y llevando siempre la iniciativa. El pulso lo llevó, en cambio, en la primera manga todo el tiempo el vasco, ante un Marrero descolocado que erraba muchas bolas (6-1). otro partido. La situación se tornó rápido en el inicio del segundo set. El canario empezó a pegar con la contundencia habitual y Cervantes se vio obligado a retroceder. Jugando muy al fondo, el joven de Hondarribia dejó de hacer daño, mientras el de Telde, además, lo castigaba con continuas dejadas. La confianza que perdió Cervantes la atrapó Marrero, que se marchó decidido a por el partido y a por su primer título de campeón de España absoluto (6-2, 6-2).

La final femenina se desarrolló, como estaba previsto, en medio de una notable igualdad, propia de dos jugadoras en forma y con gran confianza. Intercambios desde el fondo muy largos, de gran calidad, dos jugadoras que apenas concedían errores, con formas diferentes de entender el juego. Parra, con su peculiar golpe de derecha a dos manos (también de revés), pegando plano con potencia buscando siempre los ángulos. Pous, con golpes más liftados, buscando de aliados botes altos de la bola. El tie break marcó el primer set y el partido. Parra, especialista en dobles, supo presionar mejor a su rival y se colocó fácil 4-2 arriba para rematar el set, en el que ya tuvo antes puntos de break.
En la segunda manga Parra logró romper para colocarse con 3-1, ventaja que consolidó en el siguiente juego. Entonces Pous, que acabó derramando alguna lágrima, perdió confianza y la valenciana cerró el partido con una dejada a dos manos precisa.

En la entrega de premios estuvieron, entre otros, el presidente de la Federación Española de Tenis, José Luis Escañuela, el director del torneo y capitán de Copa Davis Albert Costa, el presidente de la Federación Andaluza, Juan Miguel Navas, y Clara Bazán, de Mapfre, el patrocinador del torneo.

  • 1